Diario Extra – Falta de consenso crea caos general en C.R.


La tensión social y la coyuntura que atraviesa el país pasa una enorme factura tanto a nivel nacional como internacional. La falta de diálogo, las manifestaciones y enfrentamientos en las calles, así como el estrés por la pandemia crean un cóctel que reventó en efervescencia social en las últimas dos semanas. De la mano de 3 expertos, analizamos las consecuencias de estos hechos. 

 

TENSIÓN SOCIAL

 

Para el sociólogo Julio Solís, existe un cruce de fuerzas entre quienes se manifiestan y la propia resistencia al diálogo de parte del gobierno.

“Al radicalizarse la oposición y no haber una posición de diálogo, los grupos tratan de ejercer más fuerza, se vuelven más reaccionarios y no se comprende que se debe conversar para salir de la crisis.

El problema es que algunos no se sienten representados, aun en la diversidad y eso se muestra en la gran cantidad de grupos que se manifiestan”, dijo el experto.

Para Solís, es urgente que se busque integrar a la mesa de diálogo a todos los actores, para evitar daños en el tejido social costarricense.

“Lo que sucedió es lamentable, ver como quedaron las inmediaciones de Casa Presidencial porque en manifestaciones que ha habido no se había visto algo de esa manera. Lo que hay que entender es que se debe generar un tipo de disuasión del conflicto y evitar que pase a alguien herido de gravedad.

Para el sociólogo, la idea de que se eleven los ánimos al punto de un conflicto armado que termine en un golpe de Estado, puede ser algo que aún está distante.

“Un golpe de Estado no es algo que veo como posibilidad por el bien institucional y porque el país tiene una cultura democrática grande, es solo un grupo el que llama al caos y eso es una irresponsabilidad porque lo que se requiere es el diálogo”, explicó.

Diversos factores que se acrecentaron durante la pandemia también influyen en que la tensión social aumente, principalmente cuando se juntan en medio de las protestas.

“En términos sociales hay un alto desempleo y la búsqueda de formas de sobrevivir, se necesita reactivar la labor pública para ayudar a contener a quienes se sienten agobiados y excluidos en medio de la crisis. Hay un ambiente de incertidumbre y el gobierno debe dar señales del camino que tenemos que tomar, si no perderá legitimidad”, concluyó.

 

CRISIS ECONÓMICA SE AGRAVA

 

Para el economista Leiner Vargas, la zozobra que se vive en las regiones alejadas del Área Metropolitana se juntó con la crisis que se vive en las zonas más urbanizadas.

“Estas manifestaciones han sido en la “Costa Pobre”, la afectación es importante, de varios millones de dólares, como en los sectores agrícolas porque los movimientos conocen los puntos débiles del sistema de carga del país, las zonas principales de tránsito. Hay un efecto importante en el turismo y la imagen país está bastante deteriorada”, comentó.

El experto considera necesario buscar una pronta solución, ya que la inestabilidad podría afectar las inversiones que se encuentran en el país, creando un mayor problema económico.

“Si no se resuelve el problema en los próximos días, la pérdida puede tener consecuencias graves, peor aún si hay pérdida de vidas porque eso impactaría al punto de que las inversiones que hay en el país se fundamentan en la estabilidad y paz del país. En los últimos años se hizo mofa de lo que sucede en Nicaragua o Venezuela y lo que se vio ayer, no dista de esa realidad”, dijo.

Para Vargas, es preciso que también se tomen medidas que impulsen la producción y solventen la capacidad de pago, ya que los bonos del país pierden competitividad a nivel internacional.

“Se está cerca de que los bonos se conviertan en “bonos basura”, ahorita estamos en -2, la evaluación de la deuda tiene que ver con el potencial y la capacidad de pago. Más allá del manejo de la coyuntura, esto no contribuye al ánimo del costarricense que quiere volver a reactivar y abrir, requiere de más tranquilidad, que haya paz social, principalmente por la efervescencia tras los altos números de desempleo”, expresó.

Finalmente, el economista determina que existen debilidades en el llamado al diálogo multisectorial que hizo el gobierno, que pueden tener consecuencias en la toma de decisiones.

“Hay dos falencias del llamado de negociación, se deben separar los temas, lo fiscal y la reactivación deben estar juntos, uno afecta al otro y viceversa, no se puede planear una reactivación si a los sectores productivos se les dan impuestos y se equivoca con sacar de la mesa al presidente del Banco Central, es necesario que la política monetaria participe del proceso, si el BCCR no está pareciera que hay una agenda oculta detrás”, finalizó Vargas.

 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook