Diario Extra – Gobierno busca ‘detectives’ comunales


Una nueva polémica envuelve al Gobierno en medio de la pandemia luego de que el presidente ejecutivo de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) anunció que la institución implementará una nueva estrategia contra el Covid-19, la cual consistirá en buscar “líderes comunales” que alerten de comportamientos inadecuados de sus vecinos en medio del confinamiento. 

Se requiere que esos líderes de las comunidades trabajen como “detectives” y ayuden a identificar posibles casos de coronavirus o bien den alertas de personas que no atiendan las medidas sanitarias.

El domingo 7 de junio en la conferencia de prensa sobre los datos del Covid-19, Macaya comunicó la nueva “estrategia” para abordar la pandemia, a raíz de los nuevos casos que se presentan en la Región Huetar Norte y la Región Chorotega del país.

“Estamos identificando líderes comunales que trabajen como un tipo detective dentro de la comunidad que nos alerten qué miembros de esa comunidad requieren atención de la salud, quienes muestran síntomas, donde hay un adulto mayor o que tenga antecedentes de otra enfermedad que lo hace un riesgo y deberíamos estar visitando”, señaló el presidente ejecutivo de la Caja.

“Además que se nos llegue de la forma más oportuna información de personas que están incumpliendo el aislamiento obligatorio en la que debían estar”, agregó. 

 

REGÍMENES TOTALITARIOS

 

Las palabras de Macaya pronto generaron reacciones en redes sociales y también en diputados, quienes recordaron que estrategias de este tipo son usadas en regímenes como el de Daniel Ortega en Nicaragua, el de Nicolás Madura en Venezuela y también la Cuba comunista de los hermanos Castro.

El diputado Dragos Dolanescu, que ha dado lucha contra los gobiernos que utilizan esta clase de estrategias, explicó que los “vigilantes comunitarios” de Macaya se asemejan mucho a lo que usan en estos países para controlar a aquellos que quieren atacar al gobierno o cuestionar sus decisiones.

“¿Hacia dónde nos quiere llevar este Gobierno? A mí no me huele bien esos ‘vigilantes comunitarios’, que en el fondo tienen los mismos objetivos que los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) en Nicaragua para defender a los Ortega-Murillo; iguales a los Comités de Defensa de la Revolución Cubana y a los Colectivos y Círculos Bolivarianos creados por Hugo Chávez en Venezuela y que ahora defienden al usurpador de Nicolás Maduro. Empiezan con el cuento de “vigilar” las comunidades y terminan mutando a ser el brazo político a nivel del barrio, y se convierten en los ojos y oídos del PAC, y les toman opinión hasta para repartir las ayudas como el ‘Bono Proteger’, igual como sucede en Venezuela con los famosos CLAP y en Nicaragua con el bono alimentario ‘Cero Hambre”, señaló Dolanescu.

 

EXPONER INFORMACIÓN 

 

Además, diputadas como la socialcristiana María Inés Solís y la independiente Ivonne Acuña cuestionan el poder que se le busca dar a estos “espías” del Gobierno, cuya función sería manejar datos sensibles de la población, como sería su estado de salud, su ubicación, e incluso su intimidad.

Acuña agregó que esto podría generar problemas de índole social al crear resentimientos o incluso exclusión entre los vecinos señalados y los “soplones”. 

Insisten que la Caja ya tiene mecanismos para identificar casos sospechosos sin tener que colocar a la población en una función policial. 

 

CAMBIO DE CRITERIO

 

Al verse cuestionado el presidente ejecutivo de la Caja, también en la conferencia de prensa, “aclaró” el tema, porque dijo que hubo un malentendido por sus comentarios en redes sociales

Macaya insistió que una de las grandes fortalezas del sistema de salud del país es su atención primaria y ese enlace con la comunidad es indispensable para ayudar a los ciudadanos a recuperarse 

“En este concepto la Caja no es un ente policial, es asistencial, es decir ayudarle a la gente a diagnosticarse a mejorar en su enfermedad y eso es lo que buscamos, que la comunidad nos ayude a ayudarle a los ciudadanos”, comentó.

Insistió que los “líderes comunales” tienen una larga tradición en Costa Rica.

Y ahora Macaya detalló a quienes se refería con los líderes: “hablamos de personas que son miembros de la junta de salud, del comité de salud, de las asociaciones de desarrollo, de las asociaciones de adultos mayores, ese es el tipo de personas que ya existen, no buscamos entes desconocidos que van a hacer como policías de la sociedad”.

 

ESPECIALISTAS OPINAN

 

Álvaro Ramos

Especialista en temas de seguridad

“Esta es una concurrencia, esta idea política nos dejó una muy amarga experiencia en América Latina y en Costa Rica. Cercano a nosotros en tiempo y geografía tenemos la experiencia de los Comités de Defensa Sandinistas, después de la caída de Somosa, que establecieron la dictadura a nivel de barrios. Es una idea que los comunistas y sus amigos manejaron siempre, que es el control de la población. Es una idea terrible, dictatorial y totalitaria y no aceptable en una sociedad como Costa Rica”.

 

Marcelo Solano

Director de la Policía Municipal de San José

“Desde el punto de vista de seguridad, la experiencia que tenemos los diferentes cuerpos policiales es que cuando ponemos a un vecino a meterse en la vida de otro vecino irremediablemente generamos un conflicto y que en nuestra experiencia ese tipo de situaciones no terminan bien. Esto genera comunidades polarizadas, barrios divididos y los vecinos con litigios judiciales”.

 

DIPUTADOS PREOCUPADOS

 

Ivonne Acuña

Independiente

“Me parece muy desafortunado porque la Caja ha insistido en que dicho diagnóstico o sospechas de casos de Covid deben ser manejadas de forma técnica y los costarricenses no pueden definir a simple vista si una persona está contagiada o no. Creo que esto generaría un mal manejo de los recursos que se tienen, pruebas innecesarias, desplazamientos, pero hasta un ensañamiento con estas personas”. 

 

Yorleny León

PLN

“La propuesta de la CCSS es delicada, cargar esa responsabilidad sin medir futuras repercusiones puede tener consecuencias no deseadas. Desde el Ejecutivo debe hacerse todo lo propio para sostener el crecimiento de casos”.

 

Dragos Dolanescu

Republicano

“Ya en el PAC ni disimulan su gusto y afinidad con los regímenes totalitarios de Latinoamérica, y eso queda en evidencia con las desafortunadas y preocupantes declaraciones del señor Román Macaya. Al PAC no le bastó con espiar a la gente con la UPAD, ahora quieren conocer hasta el más mínimo detalle de cómo vive la gente, y eso es típico de los regímenes de izquierda donde nos quieren meter”.

 

María Inés Solís

PUSC

“No entiendo cómo el Gobierno y la Caja siguen sacando estas ideas descabelladas, sobre la exposición de información pública de los costarricenses. Parece que esto no se acabó con el tema de la UPAD, pues resulta que ahora la Caja apuesta a tener estos detectives comunales con temas tan sensibles como la información confidencial de los contagiados y de las personas. Pedir a estas personas que sean fisgones en su propio barro, eso va a generar problemas sociales y de trato entre los mismos vecinos, una idea salida de toda lógica”.

 

Jonathan Prendas

Independiente

“La idea de la CCSS de usar líderes comunales como detectives refuerza la tendencia del PAC por espiar y controlar al pueblo. La receta importada desde Cuba y Venezuela, tiene otros componentes nefastos: corrupción (desaparecen audios de la UPAD), manipulación de las personas de escasos recursos económicos, favorecimiento de la desigualdad social (aumenta desempleo y pobreza) y freno al sector productivo”.

 

Eduardo Cruickshank

Restauración

“Hemos apoyado muchas de las acciones de las autoridades de Salud, pero en este caso nos parece que se extralimitan y podrían poner en riesgo la libertad de los costarricenses. Este tipo de medidas pueden prestarse para abusos y podrían ser una especie de control que no es propio de un país democrático como el nuestro. No ha sido buena la experiencia en otros países de tener ciudadanos que se convierten en informantes y vigilantes de sus vecinos; es un tema muy delicado, en el que el país no se puede aventurar”.

 

Carmen Chan

Independiente

“Este mecanismo de utilizar un detective comunal es muy peligroso, porque ello podría desencadenar una especie de cacería entre los vecinos que no aporta nada bueno a la sociedad, crear estos espías o vecinos cooperantes como los llaman en Venezuela, guardias revolucionarios como los llaman en Cuba viola los espacios y privacidad de las personas en fin sería una UPAD colectiva”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook