Diario Extra – Gobierno discrimina a la Iglesia Católica


El gobierno dejó en el olvido a la Iglesia Católica y la situación de la pandemia por el Covid-19 desde su inicio llegó a agravarlo. Prueba de ello es que la reapertura de los templos se encuentra en la fase 3 del retorno a la “nueva normalidad”. 

DIARIO EXTRA consultó a los sacerdotes Alejandro Rojas, de la Parroquia San Rafael Arcángel de Montes de Oca, y Sixto Varela, de San José de Alajuela, quienes consideraron que hubiera sido oportuno considerar a la Iglesia Católica desde el arranque de la nueva normalidad. 

La reapertura de las iglesias comenzará a partir del 20 de junio con una capacidad máxima de 75 personas, guardando la distancia de 1,80 metros. Se reabrirá solamente los templos parroquiales y filiales más grandes de cada parroquia. 

El padre Rojas indicó que desde el punto de vista del levantamiento de medidas sanitarias para permitir la apertura de los templos hubo discriminación porque hubo presión de otros grupos como empresarios del espectáculo o dueños de gimnasios. 

“Estamos ante una crisis sanitaria y considero que vale la pena la toma de medidas que los expertos y las autoridades sanitarias apliquen. Lo que no entendemos es que en otros espacios como cine, restaurantes y hoteles el aforo es superior a lo que por área física se les está permitiendo a los templos. Por ejemplo, 75 personas para la Basílica de los Ángeles, eso significará diseminar un poco de fieles. Perfectamente ahí el aforo pudo ser mucho más alto”, enfatizó Rojas. 

Dijo que muchas veces el poder económico es el común denominador para aplicar las medidas y que la parte espiritual no se toma en cuenta. 

 

REAPERTURA 

 

El padre Varela agradece que dentro de pocos días se reabrirán los templos y respeta a los expertos en la materia que pidieron el cierre.

Consultado sobre el apoyo estatal fue enfático al decir que no lo hay porque el gobierno tiene muchos años de no darle presupuesto a la Iglesia, aunque así está estipulado en la Constitución Política. 

Indicó que esa actitud viene desde hace varias administraciones y no solo en las dos últimas del Partido Acción Ciudadana (PAC), las cuales se han alejado de la jerarquía de la Iglesia y la organización religiosa en general. 

“Faltó tal vez tener en cuenta el criterio de cada sacerdote y cada obispo porque no nos están tratando equitativamente. En los templos parroquiales, que son muy grandes, que entren 75 personas no es ningún peligro. Podríamos meter 200 personas, un 50%, y no habría dificultad, siempre con 1,80 metros entre una y otra. Otras capillas son muy pequeñas y 1,80 metros harán que se reduzca eso a una capacidad menor”, enfatizó. 

Argumentó que no le gustaría pensar que el Ejecutivo la tiene en contra de la Iglesia, sino que el gobierno tiene mucho que hacer y existen otras áreas en que debe apoyar.

 

SOSTENIMIENTO 

 

Con el cierre de los templos las finanzas se redujeron para los trabajadores de la Iglesia. 

Muchos fondos de la Iglesia provienen de las colectas de los feligreses, sin embargo a raíz de los cierres la recaudación se vino abajo. 

Ambos religiosos manifestaron que se sostienen gracias a organizaciones e incluso los feligreses que ayudan con la entrega de colectas. Además dijeron que quienes más ayudan son las personas más pobres. 

El padre Rojas dijo que la Iglesia no tiene exoneración, excepto una por un impuesto selectivo para la importación de vino de consagración. 

También citó que por medio de Ley de Catedral vigente se pueden captar fondos de algunos empresarios que direccionan el pago por una vez en la vida a alguna parroquia.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook