Diario Extra – La consecuencia


Espectáculos

Parejas, hijos y algo más

CONSULTA: Estoy muy mal ya que sufro los frutos negativos de mis actos. ¿Cómo puedo cambiar eso y hasta dónde llega una consecuencia en la vida de alguien?

RESPUESTA: “Qué bueno por la consecuencia que sucede cuando cometemos acto negativo, ya que, si no fuera por ella, a la vuelta de la esquina
estaríamos cometiendo el mismo error”. Mauricio Mora
La consecuencia es el resultado de un acto que se realiza conscientemente y con permiso de la persona que lo ejecuta. Existen consecuencias negativas y positivas, se dice por ahí que en la vida no existen los premios o castigos, solo las consecuencias.
Esto se reduce en un principio de vida que Pablo Neruda expresaba en las siguientes palabras: “Eres libre de tomar tus decisiones, pero esclavo de sus consecuencias”.
La Biblia nos enseña que siempre todo lo que sembramos, cosechamos, lo que sembramos hoy mañana lo recogeremos, por lo tanto tu futuro dependerá exclusivamente de lo hagas en tu presente, eres libre de tus actos, pero no de sus consecuencias, como reza un proverbio que dice: “De aquellos polvos vienen estos lodos”.
Definitivamente debemos pensar muy bien cada movimiento, pensamiento y palabra, ya que si hacemos mal, mal vendrá, es simple lógica; además debemos usar el sentido menos usado, el sentido común.
Si no te gusta lo que cosechas, entonces cambia lo que siembras, la vida es como un espejo, nos devuelve lo que le damos. Lo sabio acá sería analizar y aprender con el objetivo de no volver a hacer lo mismo y así no provocar dolor a los que te rodean, como la familia, compañeros de trabajo, hermanos de iglesia o a ti mismo.
Las personas sabias aprenden de las consecuencias negativas que viven los demás para no cometer sus mismos errores, las personas inteligentes aprenden de sus propias consecuencias negativas para no volverlas a cometer y finalmente los necios no aprenden de las consecuencias dolorosas de los demás, ni aun viéndolos sufrir, así como tampoco aprenden de los errores ni del sufrimiento propio. ¿Cuál eres tú?
Todos hemos sufrido las consecuencias dolorosas y negativas de nuestros actos. Dicho accionar se lleva entre las patas a seres queridos, trabajos y hasta sueños, pero hoy podemos decir no más y tomar la decisión de aprender de las consecuencias, tomar la actitud donde ese dolor va a ser mi maestro, mi indicador para no seguir en la necedad de mis actos, sino más bien a poner la meta de ser sabio, respetuoso e inteligente.

*Consejero familiar
Consultas y charlas
Teléfono: 8352-5000
[email protected]

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Mauricio Mora*

EMAIL:

Lunes 27 Abril, 2020

HORA: 12:00 AM












SIGUIENTE NOTICIA





Source link

SiteLock
Facebook