Diario Extra – Lo que debe saber sobre hipertensión


Hipertensión se le denomina a la presión arterial alta, una condición relativamente fácil de tratar y bastante manejable, pero, si no se toman las medidas adecuadas, puede dañar el corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos, el cerebro y los riñones, de manera que se le conoce como “el asesino silencioso”.

Esta afección generalmente se vuelve más común a medida que se envejece y muchas personas ni siquiera saben que la padecen porque no tienen síntomas externos, pues ocurre que, conforme la sangre fluye a través del cuerpo, aplica presión sobre las paredes de tus arterias; cuando esa presión resulta demasiado alta, el corazón tiene que trabajar más y dichos vasos sanguíneos pueden dañarse.

La mejor forma de saber si tiene riesgo de enfrentar dicha condición es mediante la lectura de su presión arterial. La tasa normal comprende 120/80. El número mayor se llama presión sistólica y mide la presión cuando late el corazón. El número más bajo se llama presión diastólica, y representa la presión entre los latidos del corazón, cuando este se llena de sangre.

La hipertensión no tiene causa conocida, pero las personas hipertensas reportan una lectura que promedia 140/90 o más. Si su lectura está entre 120-139 y 80-89, para la presión sistólica y diastólica, respectivamente, es posible que atraviese una afección llamada prehipertensión. Este rango aumenta su riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Para disminuir este dato, los médicos le recomendarán cambios en el estilo de vida.

Las personas con una lectura de 180/110 o superior pueden tener crisis hipertensivas y experimentar ansiedad, hemorragias nasales, dificultad para respirar y dolor de cabeza intenso. Deben buscar atención médica.

La hipertensión afecta a hombres y mujeres por igual a medida que envejecen. Los varones son más propensos a desarrollar hipertensión antes de los 45 años, y más mujeres contraerán hipertensión cuando cumplan 65 años. Su riesgo de hipertensión se torna mayor si tiene un familiar que padece presión arterial alta o si tiene diabetes.

 

 

FACTORES DE RIESGO

– Sodio: Encontrado en la sal, este elemento hace que el cuerpo retenga líquido y puede ejercer presión sobre el corazón, lo que aumenta la presión sanguínea. Alimentos procesados como las sopas enlatadas y los embutidos contienen una gran cantidad de sodio.

– Estrés: Si bien el estrés puede aumentar la presión arterial, no hay evidencia de que se relacione con la presión arterial como una enfermedad crónica. Sin embargo, puede causar hipertensión indirectamente porque incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca y es capaz de acercar a otros hábitos poco saludables como una dieta deficiente, fumar o beber alcohol.

– Peso: Cuando se tiene sobrepeso o algunos kilos de más, su corazón se esfuerza más, y esto, a su vez, sube el riesgo de hipertensión. Las dietas personalizadas para reducir la presión arterial a menudo implican limitar la ingesta de calorías, limitando los alimentos grasos y azúcares agregados, al tiempo que aumentan la proteína magra, la fibra, las frutas y las verduras.

– Alcohol: Las bebidas alcohólicas también pueden incrementar la presión arterial, por lo que se recomienda a los hombres que se limiten a 2 bebidas por día, mientras que las mujeres tomen solo una. Asimismo, se aclara que la definición de una bebida representa 12 onzas de cerveza (355 ml), 4 onzas de un vaso de vino (118 ml) o 1,5 onzas de licores (29, 7 ml).

– Cafeína: Si bien tiene un efecto temporal sobre la presión arterial, los estudios no han encontrado un vínculo entre la hipertensión y la cafeína. No obstante, se recomienda no tomar más de una o dos tazas al día de fuentes de dicha sustancia, como el café.

– Medicación: Algunos medicamentos pueden hacer que aumente la presión arterial, como descongestionantes, esteroides, anticonceptivos, analgésicos y ciertos antidepresivos.

– Dieta: Hay varias formas de disminuir la presión sanguínea. Un cambio en la dieta comprende uno de esos modos. 

– Ejercicio: Otra forma de combatir la presión arterial alta es a través del ejercicio. Los médicos recomiendan al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana y al menos dos actividades de fortalecimiento muscular semanalmente. Se recomiendan actividades como caminar a paso ligero, jardinería, ciclismo y clases de aeróbicos.

– Diuréticos: Una forma alternativa para reducir la presión arterial es a través de diuréticos, también llamados píldoras de agua. Estos ayudan al cuerpo a eliminar el exceso de agua y sodio. El efecto secundario de estos es que orinarás más de lo normal.

 

Pero, ante todo, no olvide consultar a su médico, pues este puede sugerirle tratamientos para la presión arterial, como vasodilatadores, bloqueadores alfa y agonistas centrales. Junto con los cambios en el estilo de vida, los doctores también pueden recomendar terapias complementarias como la meditación, el yoga, el tai chi y la respiración profunda. Estas técnicas de relajación pueden permitirle a su cuerpo entrar en un estado de descanso profundo y disminuir la presión sanguínea. Por otro lado, no se recomiendan las terapias herbales porque a menudo interfieren con los medicamentos para la presión arterial.

 



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook