Diario Extra – Nos fuimos a vivir juntos y se apagó la llama del amor


Espectáculos

Mundo sexual

Soy una mujer soltera de 27 años. Hace dos meses comencé una relación con un compañero de trabajo. Fue algo así como amor a primera vista. Nos llevábamos muy bien y como pasábamos todo el día juntos yo dejé mi apartamento y me fui a vivir con él. No sé qué pasó, pero en unos días todo cambió, aunque vivimos juntos casi no hacemos nada juntos. Hasta en la cama ya no somos iguales. Es como si se hubiera acabado el amor.

La vida en común es el sueño de todas las parejas que ansían contar con su propio espacio para tener la privacidad, la libertad y la espontaneidad que el amor requiere. Sin embargo el paso de una vida independiente o familiar a una vida de pareja requiere todo un proceso de conocimiento y adaptación que lleva su tiempo.
Algunas parejas al contar con la oportunidad de vivir juntos apresuran el proceso y rápidamente inician la cohabitación, esto resulta contraproducente para aquellas relaciones que no estaban para dar tal paso.
Son muchas las adversidades que pueden surgir de un convivio apresurado, como enfrentamientos y roces por cosas banales del día a día, la sensación de pérdida de individualidad, la limitación del propio espacio acompañada de la sensación de “me siento ahogado por la relación”, dificultades en el manejo del dinero, así como en la sincronización de los horarios, situaciones que en parejas que se conocen bien son fácilmente resueltas, pero no en aquellos que apenas se conocen.
No es raro que estas dificultades provoquen desencanto y minen el amor a veces de manera transitoria, pero en otras ocasiones al punto de disolver la relación, por eso cuando surgen problemas reiterados en el convivio es recomendable buscar ayuda profesional.

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dr. Mauro Fernández

EMAIL:

Martes 24 Marzo, 2020

HORA: 12:00 AM












SIGUIENTE NOTICIA





Source link

SiteLock
Facebook