Diario Extra – Nuevas tasas no aplican en retroactivo


Si usted tiene una tarjeta de crédito, sepa que pese a la aprobación de las nuevas tasas de usura no van a bajarle los intereses de manera automática. 

Los diputados aprobaron la Ley en primer debate y el segundo podría darse este jueves. 

El proyecto establece fronteras del 39% (en colones y un 31,35% en dólares) para todo tipo de créditos (Ver nota aparte). 

Lo que correspondería es que cancele este crédito y saque uno nuevo, sin embargo, no puede variar las condiciones del contrato actual. 

Bernardo Alfaro, jerarca de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), manifestó que la persona podría intentar renegociarlo, aunque el acreedor no estaría obligado, ya que la ley no puede aplicar de modo retroactivo. 

“En tal caso tendría que terminar de pagar el crédito en las condiciones originales”, dijo. 

Los defensores del proyecto argumentan que la persona puede cambiar de acreedor, es decir endeudarse con otra entidad bajo el nuevo límite y cancelar con esa deuda la anterior deuda onerosa.

Sin embargo, Alfaro manifestó que habrá que ver a futuro si eso realmente sucede, es decir, si ese deudor obtiene la nueva deuda a una tasa por debajo de la tasa de usura y en condiciones para cancelar la operación anterior. 

Por su parte, María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense, dijo que son respetuosos de la voluntad política, pero a su criterio el proyecto no ayudará a las personas y familias que ya están endeudadas.  

“De acuerdo con el artículo 34 de la Constitución Política a ninguna ley se le puede dar efecto retroactivo, por lo que las deudas adquiridas con anterioridad a la ley se regirán por la tasa que tienen actualmente pactada, ya que de lo contrario se afectarían situaciones jurídicas consolidadas”, manifestó. 

Para Adriana Rojas, directora legal de la Asociación Pro Defensa del Consumidor, esto resta sentido al proyecto, pues la gente seguiría igual de endeudada, dado que el beneficio aplicaría solo para futuros clientes. 

Agregó que habría que ver exactamente lo que define la Ley porque ante la omisión puede haber múltiples interpretaciones jurídicas.  A su criterio, podría incorporarse un transitorio para ajustar las operaciones vigentes y que una vez aprobada la Ley se actualicen los valores. 

También dijo que hay que tomar en cuenta la moratoria para que al final no sea engañosa la definición de la tasa de usura. 

En nueve años el mercado de tarjetas pasó de 1,3 millones a 2,9 millones de plásticos en circulación, según datos del Ministerio de Economía, Industria y Comercio. El saldo de la deuda a octubre del 2018 era de ¢1,4 billones. Muchos de los intereses rondan el 49%.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook