Diario Extra – Placeres para pocos


Espectáculos

Parejas, hijos y algo más

CONSULTA: Me gusta mucho su espacio, siempre lo leo y he aprendido mucho. Mi consulta es la siguiente: cuando soy tentado a hacer algo malo y se lo cuento a mis amigos me aconsejan que la forma más fácil de salir de la tentación es caer en ellas, ¿Hasta dónde es eso cierto?

RESPUESTA: Roberto viajaba en un taxi rumbo al hotel, estaba en otro país donde tenía unas reuniones de trabajo. Cansado y con hambre pensaba solo en llegar a descansar y comer algo. Sumido en sus pensamientos y mirando por la ventana del auto escucha una voz que le dice:
-Se ve cansado señor.
-Si así es, fue pesado el viaje en avión.
-Si desea puede pasar una buena noche con una chica.
-¿Sí?
-Está en otro país, nadie lo conoce, anímese, eso le hará descansar muy rico.
– ¿Y mi esposa?
-Ella no se dará cuenta, y lo que no se ve no duele.
-No, mejor no, ella merece que yo sea fiel, y yo, deseo serlo.   
Ahí terminó la conversación, lo interesante de la misma fue que ese diálogo no fue con el conductor, sino con él mismo, con su conciencia, con su corazón. Cuando Roberto regresó a su casa, pudo mirar a su esposa a los ojos, sin culpa más bien con alegría y honor, con orgullo con el placer de saber que fue íntegro y fiel. Con el placer de haber hecho lo correcto, eso es un verdadero placer, que pocos pueden disfrutar.
Existen placeres emocionales que están guardados solo para aquellos que no ceden a la tentación, a los que luchan y vencen, un placer solo para valientes que guerrean y salen victoriosos. Solo para aquellos que han fallado, pero se levantan y vuelven íntegros. Ese es el placer al que me refiero, el de mirar dentro de su corazón y saber que su corazón fue guardado, por amor a su pareja y a sus hijos, el placer de sentir y tener una conciencia limpia. Es el placer de no tener una vida de doble moral, el de saber que se respeta a la pareja, no importa donde esté, con los ojos, con la mente, con las emociones, con la piel.
Es placer de saber que se está bien y que se hizo lo correcto, obteniendo como fruto un hogar donde se respira amor verdadero y profundo, un aire de tranquilidad y paz, de comunicación sana. Estos placeres están guardados solo para los que dicen sí a la disciplina, a la sabiduría y al trabajo duro.
Claro, también está el placer de graduarse, el de llegar a la meta en una carrera, el de superar una enfermedad o mutilación, el placer de ganar un ascenso en la empresa o de construir un negocio propio. Todos estos placeres los van a saborear solo aquellos que hicieron más que los demás, un placer reservado solo para quienes corrieron más rápido, saltaron más alto y así llegaron más lejos.

*Consejero Familiar
Teléfono: 8352-5000
[email protected]

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Mauricio Mora*

EMAIL:

Lunes 11 Mayo, 2020

HORA: 12:00 AM












SIGUIENTE NOTICIA





Source link

SiteLock
Facebook