Diario Extra – Pocas sanciones para pérdidas en fondos de pensiones


Si el administrador del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) toma una mala decisión de inversión que genere pérdidas sobre el dinero de los afiliados, solo la propia Caja lo podría sancionar. 

Esto porque hay un impedimento en la ley que impide a la Superintendencia de Pensiones (Supen) regular al seguro social.

Así lo señaló el superintendente de Pensiones, Álvaro Ramos, ante una consulta de DIARIO EXTRA en relación con el caso donde se habla de una aparente pérdida de ¢850 millones del IVM, justamente por una decisión de inversión. 

Ramos indicó que hay que tener mucho cuidado con poner el acento de pérdidas porque una gestión de portafolio puede ser excelente y aun así tenerlas. 

“Incluso en el caso de las operadoras no se contempla sancionar por pérdidas originadas en variaciones de mercado. Las pérdidas que sí se pueden sancionar son las generadas por negligencia comprobable”, acotó. 

En cuanto a la situación del IVM, manifestó que se relaciona con un tema de gestión de riesgos, sobre lo que la Supen tiene años puntualizando. No obstante, la labor de la Superintendencia es solo de supervisión. 

“La arquitectura institucional y legal del IVM les dificulta cumplir con la estructura idónea de gobierno corporativo de un fondo de pensiones. Por ejemplo, la Junta Directiva del IVM, que en este caso es la de la Caja, tendría que estar muchísimo más involucrada en el día a día del fondo”, indicó Ramos. 

Frente a este escenario, de existir alguna infracción que deba sancionarse, es la Junta Directiva de la Caja la llamada a iniciar la investigación correspondiente. 

Según la Supen, no le consta que se haya producido dicha pérdida. Sin embargo, reconoció que se omitieron algunos criterios técnicos con respecto al manejo del portafolio, al cambiar la decisión de dólares a colones. 

“Faltó una aplicación rigurosa del procedimiento para determinar la mejor opción de inversión entre un instrumento en dólares versus instrumentos en colones”, señaló la Superintendencia.

A pesar de ello, la transacción generó una ganancia de capital estimada entre ¢1.500 millones y ¢1.700 millones, indicó Supen. 

“Para evitar que situaciones como estas se sigan presentando, la Supen coordinará con la Gerencia de Pensiones de la Caja, a fin de que se adopten las mejores prácticas en la gestión de los conflictos de intereses, que se puedan presentar entre su Comité de Riesgos y de Inversiones”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook