Diario Extra – ¡¿Por qué sudo tanto?!


Espectáculos

Conozca cómo se produce la sudoración y cómo puede tratarla

  • Esta situación se puede presentar en cualquier momento y hacerlo pasar un mal rato.

  • El mal olor que se produce ante el exceso de sudor es inevitable.

El sudor se produce en las glándulas sudoríparas y es transportado a la superficie de la piel mediante conductos. La sudoración ayuda a mantener el cuerpo frío. Por esto, las personas sudan más cuando hace calor. También se trata de una reacción natural cuando se está nervioso o estresado.

 

SUDAMINA

 

La sudamina es una erupción cutánea que se produce cuando el sudor queda retenido. Cuando los estrechos conductos que transportan el sudor a la superficie de la piel se obstruyen, el sudor atrapado causa inflamación, lo cual produce irritación y picazón.

Esta enfermedad consiste normalmente en una erupción caracterizada por diminutas vesículas, pero también puede presentarse como grandes zonas de piel enrojecida.

Es más frecuente en los climas cálidos y húmedos, pero las personas que se abrigan demasiado en un clima frío también pueden desarrollarla. Las áreas más frecuentemente afectadas por la erupción son el tronco y los muslos.

 

¿QUÉ LA CAUSA?

 

La sudamina se produce cuando las glándulas sudoríparas están obstruidas y rotas, de modo que el sudor queda atrapado debajo de la piel.

El sudor está compuesto principalmente por agua, pero también contiene sal y otras sustancias químicas. Cuando una persona suda mucho, la pérdida de agua y de sal debe ser reemplazada.

 

SUDORACIÓN EXCESIVA

 

La sudación excesiva puede afectar a toda la superficie de la piel, pero por lo general es más frecuente en las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas o la ingle.

A veces la zona afectada desprende un olor fétido, causado por bacterias y levaduras que descomponen el sudor y la piel mojada. Las manos y los pies sudorosos son una respuesta normal a la ansiedad y también es habitual que una persona sude mucho cuando tiene fiebre. 

 

TRATAMIENTO

 

El sudor abundante en las palmas de las manos, las plantas de los pies o las axilas puede ser controlada hasta cierto punto con la aplicación por la noche de una solución de cloruro de aluminio, mientras que algunas personas necesitan dos aplicaciones diarias.

Para controlar el olor se requiere mantener minuciosamente limpia la zona afectada; de este modo se eliminan los microorganismos responsables del olor. 

El baño diario con un jabón líquido que contenga clorhexidina u otro antiséptico y la aplicación de un preparado de clorhidróxido de aluminio, el cual está presente en la mayoría de los desodorantes comerciales, se tornan eficaces contra el olor, mientras que otras personas pueden necesitar cremas antibacterianas o lociones con antibióticos como clindamicina o eritromicina para eliminar el olor.

 

Fuente: Manual Merck



Source link

SiteLock
Facebook