Diario Extra – ¿Qué estamos haciendo para restaurar el matrimonio?


Espectáculos

Parejas, hijos y algo más

¿En serio creemos que quedarnos sin hacer nada, utilizando el dicho que dice “tranquilos todo pasa” nuestro matrimonio se va a restaurar? ¿O que, haciendo lo mismo que hacemos siempre cuando tenemos un problema, este se va a ir? Pues no es así.
Esta situación me hace meditar si es por conveniencia que creemos estas incoherencias o será que lo hacemos por vagancia y pereza, para no hacer lo que tenemos que hacer.
Primero debemos entender que fuimos nosotros los que hemos formado esta situación negativa en donde estamos ahora y por lo tanto somos nosotros los que personalmente debemos hacernos responsables y provocar que la relación se sane.
Me gustaría aportar algunos ingredientes que restauran un matrimonio:
• Los matrimonios se restauran cuando dejamos de hacer lo malo e incorrecto que estamos haciendo desde hace algún tiempo y que NO deberíamos de estar haciendo.
• Los matrimonios se compondrán cuando hagamos lo bueno y lo correcto, aquello que SÍ deberíamos de estar haciendo desde hace tiempo y que no lo hemos hecho hasta ahora.
• Un matrimonio se restaura cuando espiritualmente hacemos lo correcto, como orar, pero no como una actividad mágica, sino más bien para buscar la voluntad de Dios sobre en qué áreas tenemos que morir en nosotros y en qué áreas debemos obedecer para mejorar la unión a partir de la transformación de cada uno de los que conforma esa relación.
• Un matrimonio se restaura cuando dejamos las conductas destructivas que están acabando con el mismo. La mejor forma de demostrar en acción que nos importa nuestro matrimonio es dejar de hacer aquello que uno muy bien sabe que desarma la relación y que a la vez está provocando desamor y desunión en el hogar.
• Se hace restauración cuando buscamos ayuda profesional, pues el problema ha durado mucho tiempo y andamos perdidos sin saber qué hacer, así como por no tener herramientas para afrontarlo. No hay por qué quedarse solos.
• Para restaurar un matrimonio, debemos aplicar aquella frase que dice “si no te gusta lo que cosechas debes cambiar lo que siembras”, esto implica cambiar la forma o dinámica con la que se relaciona la pareja.
Vale la pena restaurar un matrimonio, y lo bueno es que se puede, sé que es difícil, pero no imposible, se deben pagar muchos precios altos además de tener que ser muy disciplinado, maduro, serio, comprometido en todo el proceso, por último, debe desearlo mucho, pues la vida no le da nada que no desee con todo su corazón.

*Consejero familiar
Teléfono: 8352-5000

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Mauricio Mora*

EMAIL:

Miércoles 21 Octubre, 2020

HORA: 12:00 AM



SIGUIENTE NOTICIA





Source link

SiteLock
Facebook