Diario Extra – Recomiendan traslados en taxi pese a falta de plata


Decenas de personas siguen cuestionándose el impacto de la restricción vehicular estricta y diferenciada que se aplica en el país, pues consideran un mayor riesgo el viajar en autobús que en su carro.

Esa fue una de las preguntas que le hicieron a Alexander Solís, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), quien insistió en defender la medida, pero sin detallar sus fundamentos.

Las personas pueden utilizar su carro para trasladarse de sus casas a sus trabajos si cuentan con una carta para la excepción de la restricción vehicular.

No obstante, en las zonas con alerta naranja, los comercios están abiertos como parte de la medida de reactivación del sector, pero los ciudadanos deben viajar en bus para asistir a esos locales.

Esto es contrario a la posibilidad de viajar en el carro de un cantón a otro cuando se tiene una reservación en un hotel o cabina turística, pues se busca reactivar el sector.

Es por estas contradicciones en las políticas de traslado en la reactivación comercial y turística que muchos ticos se cuestionan el fundamento de la medida.

“Nosotros siempre hacemos la solicitud de modelación, en este momento estamos modelando con y sin restricción y en todos los casos siempre va a haber un impacto favorable hacia la disponibilidad de los servicios de salud”, dijo Solís.

Y añadió: “Tenemos que ver la restricción vehicular sanitaria no solamente en términos del impacto que genera en la movilización de personas, sino también en el riesgo de tener mayor cantidad de accidentes de tránsito y, por ende, mayor requerimiento de los servicios de salud”.

El jerarca de la CNE defendió el uso del vehículo solo dos días de la semana en las zonas con alerta naranja.

Incluso mencionó que ante el temor de la población de viajar en buses por el contacto con personas ajenas a sus burbujas sociales y de las cuales desconocen las prácticas de cuidado, dijo que existen otros medios de transporte.

En las opciones señaló que se pueden utilizar los servicios de taxi, bicicleta o desplazarse “a pie” de un lugar a otro.

No obstante, la difícil situación país y la pérdida de empleos, así como la disminución de los ingresos económicos de los hogares costarricenses, vuelven casi imposible poder pagar el traslado en taxis o la adquisición de bicicletas, que además están agotadas en muchos locales.

Además, caminar incrementa el riesgo de ser víctima del hampa, pues no en todas las calles del país hay iluminación ni personal policial que vele por el resguardo de la ciudadanía.

“Utilizar taxis o cualquier otro medio, no solamente el autobús, sino que podríamos usar taxi, autobús, o movernos a pie o en bicicleta a los diferentes sitios”, recalcó.

Solís insistió en que las medidas se toman con fundamento técnico, pero no ahondó en detalles ni explicó por qué si le dicen a la población que se traslade en carro a sitios turísticos con el objetivo de reactivar el sector, no aplican la misma recomendación para los locales comerciales abiertos, que están agonizando ante tanto cierre y dificultades para sus clientes por parte del Gobierno.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook