Diario Extra – Recope gastaría $600 mills. menos combustibles


Ante la reducción mostrada en los precios internacionales de los hidrocarburos, y de mantenerse dicha tendencia, este año la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) destinaría entre $842 millones y $942 millones en la compra de combustibles, lo que se traduciría en una reducción de la factura petrolera que rondaría entre los $500 millones y $600 millones.

Esta situación se ha dado ante la afectación provocada por el COVID-19, que ha tenido un impacto en diferentes sectores productivos y de la salud a nivel mundial.

Erick Solano Carmona, jefe de Comercio Internacional de Combustible, comentó que se ha dado, a nivel internacional una reducción importante en la demanda mundial de los combustibles.

“Nosotros estamos viendo que hay una reducción significativa en lo que es la factura petrolera para lo que resta del año (…), pueda ser que se reduzca entre $500 millones y $600 millones. (…) Hasta marzo teníamos invertidos $342 millones y ahorita vemos que de aquí a final del año podrían ser entre $500 millones y $600 millones más, es decir que estamos hablando de una inversión entre $842 millones y $942 millones si es del caso”, detalló Solano.

 

ENTRE 50% Y 60% MENOS

 

Un año normal la inversión anual de Recope en la compra de combustibles es de $1.500 millones a $2. 000 millones, con lo cual la disminución proyectada rondaría entre el 50% hasta un 60%.

Con eso, para este año, de mantenerse las condiciones a la baja de los precios internacionales, Recope estaría ahorrando hasta $1.058 millones en la compra de los productos usados en el país.

En las últimas semanas, los precios internacionales de los hidrocarburos se han dado hacia la baja, debido principalmente a la disminución de la demanda provocada por el COVID-19, que ha generado cambios considerables en los mercados económicos a nivel mundial, situación de la cual Costa Rica no ha sido ajena.

Este lunes, ante la falta de espacios para almacenar el petróleo generado, los precios internacionales de Estados Unidos registraron el desplome más importante desde 1983, cuando los precios terminaron en -$37,63 el barril.

Este martes, los precios estaban por debajo de los $8 por barril en Estados Unidos.

 

¿ES BUENO O MALO?

 

Ante este panorama, se le consultó al funcionario si esta situación es buena o mala para el país, partiendo de que cuando se invierte menos dinero en la importación de los combustibles los precios locales tienden a bajar.

“Por un lado, es bueno para nosotros como importadores, porque tiene ese detalle económico interno que salen menos divisas y pagamos más barato por algo que importamos y por el combustible para movilizarnos, pero a la larga, a nivel mundial, puede provocar una recesión, lo que, sea como sea, nos afecta. Si llegamos a una recesión es un problema para todos”, enfatizó.

En la actualidad, Recope tramita, ante la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), una reducción en los precios de los combustibles que, en el caso de las gasolinas sería de ¢121 menos en la súper, para lo cual, de ser aprobada, esta bajaría a ¢459 el litro, mientras que para la plus, la baja solicitada es de ¢112, para ubicarla en ¢443, mientras que para el diésel, la disminución pedida es de ¢63 por litro, para ubicarlo en ¢401.

Pero estos precios estarían en veremos, pues los diputados dieron el primer debate al proyecto de ley 21.909, iniciativa mediante la cual, con una fijación de los precios de combustibles, el Gobierno busca crear recursos para financiar el subsidio del Plan Proteger.

En su primer debate, los legisladores sacaron de la propuesta al diésel, por lo que las nuevas tarifas, de darse el segundo debate, quedarían para las gasolinas, que en el caso de la súper permanecería en ¢517 y la plus en ¢492 por litro.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook