Diario Extra – Tener títulos, pero no educación


Espectáculos

Mauricio Mora* / Parejas, hijos y algo más

Tener títulos, pero no educación

Qué lamentable saber que una corbata, un traje ejecutivo, un título profesional o un éxito comercial en un hombre o una mujer no es sinónimo de que la persona sea educada. Se puede tener todo eso y ser vulgar y corriente en cómo se habla y en la conduta, Parece que todo el conocimiento pudo haberle educado cerebralmente, pero no le cambio su corazón ni su alma, menos su actitud.

La persona vulgar se reconoce por ella misma, es su propia promotora por su forma escandalosa de ser, siempre expresa su alegría o molestia con palabras vulgares y soeces, vacila con palabras y movimientos vulgares y denigrantes, su opinión hacia cualquier tema siempre la brinda con palabras vulgares, los temas que toca son vulgares y sin sentido, y la forma en que desarrolla el tema es más vulgar que el tema mismo y es así pues salió de la mente y la boca de un vulgar.

Otra característica de este tipo de gente es que cuando alguien la confronta porque es muy vulgar o le contradice, se enoja y su vocabulario se vuelve más agresivo y más vulgar, se le salen los ojos, la saliva le salta, hace movimientos físicos más bruscos y termina ofendiendo, degradando y humillando, convierte al que le dice la verdad en su enemigo, ahí nace en su corazón odio y amargura hacia esa persona por toda una eternidad.

A la persona vulgar se le olvida que lo más importante es lo que él o ella es en su interior, más vale su esencia que todo su éxito y lo que ha logrado, esto es porque su pareja e hijos y todos aquellos que lo rodean conviven con su personalidad vulgar y no con lo que hace, y ya eso es fatal. 

Algunas de las características desagradables del vulgar es que piensa que esa forma de ser es normal (fatal eso) o peor aún ni tan siquiera entiende o está consciente de que está mal, o cuando cree ignorantemente que es bueno y ejemplar ser así y lo enseña a otros como algo digno de seguir.

Creo en la transformación de las personas, que una vez conscientes de su mal se arrepientan y cambien. Creo en que las personas pueden desear ser mejores, tener como meta cambiar su historia. 

Yo sé que es muy difícil verlo en esta época moderna, pero el ser educado trae beneficios y nos lleva a un mejor lugar, nos genera un mejor ambiente donde vivamos, un lugar de donde se respire paz y el bienestar tan hermoso que provoca ser una persona respetuosa.

“La vulgaridad con la cual uno se expresa oralmente, así como en la conducta, es una decisión equivocada de como uno escoge vivir en la vida”.

 

*Consejero familiar

Si desea una cita

Teléfono: 8352-5000



Source link

SiteLock
Facebook