Diario Extra – ¿Tienen futuro las relaciones por internet?


Soy una mujer divorciada de 43 años. Me divorcié hace cuatro años y no me ha ido muy bien en materia de amor, aunque he tenido varias relaciones, las cosas nunca han funcionado. Con la pandemia, he pasado más tiempo en internet y conocí a un muchacho que vive muy lejos. Nos llevamos bien y estoy ilusionada, pero no lo conozco en persona. No sé si esas relaciones valen la pena, si tienen futuro.

 

Hoy es relativamente común que se creen vínculos afectivos a través de internet, sin embargo, es importante mencionar que la verdadera relación inicia en el momento en que ambos se conocen y el progreso del vínculo depende del tiempo que puedan pasar juntos al margen de las horas en que estén en contacto virtualmente. 

Es decir, internet puede servir para contactar a alguien, pero no para conocerlo, internet puede servir para charlar con alguien, pero no sustituye el convivio cotidiano que es el que realmente hace que la pareja se solidifique y pueda optar por una vida en común.

Por eso, el momento de conocerse es crucial, en algunos casos todo se derrumba, las expectativas se caen, y lo hablado por internet se evapora en un santiamén. Otras veces ese primer contacto deja una buena impresión suficiente para dar un chance al amor, desde luego de vez cuando surgen amores profundos y estables luego de ese periodo de prueba.

Claro está, vínculos efímeros, destinados a conquistas sexuales o amores pasajeros, sí son fácilmente conseguibles en la red, y abundan las aplicaciones y sitios que los facilitan.

Al margen de esos comentarios, siempre debemos recordar que internet puede resultar un sitio peligroso de tal forma que se deben tomar precauciones con el fin de evitar todo tipo de agravios.

 

No siento nada

 

Soy una mujer soltera de 26 años. Siempre disfruté mucho de la sexualidad. Hace dos años tuvimos nuestro segundo bebé, el parto fue muy difícil porque venía sentado. Después del parto, noté que ya no siento igual con las relaciones. La penetración no me genera el placer de antes y me cuesta mucho llegar al orgasmo cuando antes se me hacía muy fácil. Pensé que era por la lactancia, pero ya tengo casi nueve meses que no doy de mamar y sigo igual. 

 

En general, el parto vaginal representa un enorme esfuerzo para la zona genital que se ve expuesta a una distensión sin igual. Normalmente, la vagina es un orificio que está permanentemente cerrado y tiene la capacidad de distenderse entre cinco a siete centímetros. Sin embargo, durante el nacimiento, es común que el cuerpo del niño, y en particular la cabeza, superen con creces esas cifras, provocando en algunos casos desgarros tanto en los tejidos ricos en colágeno como en los músculos. Esto tiende a suceder sobre todo en los partos difíciles, en los partos prolongados o cuando se usan fórceps.

Usualmente estos desgarros se suturan una vez nacido el niño, sin embargo, en algunos casos la reparación es parcial y puede que la mujer note que la vagina ya no está tan cerrada como antes, lo que condiciona que la penetración no sea tan placentera y en algunos hasta dificulta la consecución del orgasmo.

Afortunadamente, hoy contamos con diversos tratamientos que nos permiten que la vagina recupere el tono normal y por ende la mujer recupera su respuesta sexual. Sin embargo, el éxito de los esquemas terapéuticos es mayor entre más rápido acuda la paciente, de ahí la importancia de consultar cuanto antes.



Source link

SiteLock
Facebook