Diario Extra – UCR fomenta odio entre clases sociales


La Universidad de Costa Rica (UCR) es objeto de críticas por fomentar el odio entre las clases sociales al momento de ilustrar la desigualdad en Costa Rica. 

Érick Rodríguez, diputado independiente, refutó el reciente estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) del centro universitario, el cual concluyó que 3 costarricenses ganan lo que 2 millones de ticos perciben juntos. 

El Instituto justificó que para llegar a las cifras compararon los datos públicos de ingresos de 3 personas, los más ricos de Costa Rica, de acuerdo con la revista Forbes Centroamérica en 2019, así como los ingresos reportados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). 

Los salarios más altos usados por el informe son el de los empresarios Rodolfo Jiménez de Florida Ice and Farm Company (Fifco), con ingresos anuales de $1.160 millones, Carlos Cerdas de Grupo MECO con $689 millones y Steve Aronson del Grupo Britt con $150 millones. 

Entre los cuestionamientos realizados al informe está que la universidad insinúa la comparación de las ganancias personales de estos 3 individuos con las de otros, cuando en realidad se cotejan ganancias de empresas con el de personas físicas. 

 

DIFERENCIAS 

 

Consultado por DIARIO EXTRA, Rodríguez aseguró que es común en la UCR generar este tipo de diferencias sociales que finalmente terminan provocando fuertes odios. 

El legislador consideró que es común el uso de informaciones sesgadas y tendenciosas para generar divisiones entre las clases. 

Dijo que el problema histórico de las universidades públicas es que son el aparato ideológico de los partidos de izquierda del país.

Agregó que hablar de universalidad se refiere a diferencias de criterios, pero desde esos sitios con la cuestión de las generalidades se desarrolla un proceso de adoctrinamiento. 

Rodríguez manifestó que no es de extrañar que todo lo que salga de Ciencias Sociales lleva de forma implícita esa lucha de clases sociales y la gravedad en todo este asunto es que se busca siempre un enemigo. 

“Una de las cosas que más inciden en las desigualdades en las clases sociales son los salarios públicos y ahí están los catedráticos de la Universidad de Costa Rica, y de gente como Henning Jensen que se pensiona con ¢6 o ¢7 millones, o la rectora anterior que se pensionó con ¢9 millones. 

¿Qué es lo que pasa? Ellos siempre van a buscar un sesgo. No es un problema de metodología, aquí hay una mala intención de este tipo de cosas. Ellos lo que quieren es sembrar el odio y poner a pelear a las personas”, señaló. 

Adujo que el problema en Costa Rica no es que haya ricos, sino pobres, pero hay un sesgo en esos datos que muestran el ingreso empresarial y no de una persona.

Mencionó que en el país predomina una izquierda del caviar cuya gran parte se encuentra en Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica, donde pasan hablando de ideologías y les gusta ir a Barrio Escalante, la buena comida y la buena vida. 

 

UCR JUSTIFICA 

 

El Instituto de Investigaciones Sociales de la UCR reconoció que una de las debilidades en ese estudio es la metodología que se aplicó. 

El Periódico del Pueblo conversó con Fran Robles, uno de los investigadores del proyecto, quien señaló que al hablar de desigualdad económica en Costa Rica existen diferentes maneras de medirla, uno es el coeficiente de Gini a partir de los datos de las encuestas nacionales de hogares. 

Comentó que la intención de ellos era hacer una medición diferente similar a la organización internacional que se llama Oxfam, que es una entidad que publica una vez al año datos en relación con la concentración de la riqueza en el mundo.

Argumentó que no se tiene acceso a los datos de las personas más ricas, pero hay un cálculo que existe y es el de Forbes. 

Dijo que una vez obtenidos los ingresos de esos 3 costarricenses se sumaron y luego lo calcularon con los que se reportan en el INEC durante el año 2020. 

Consultado sobre las observaciones en cuanto al uso de los ingresos de empresas y no de personas, añadió que eso podría representar una debilidad metodología del cálculo porque dependen de otras fuentes que están construyendo. 

 

CRÍTICAS EN REDES 

 

En cuanto a las críticas sobre división de clases sociales, enfatizó que no fue la intención del estudio. 

“Creo que hay dos temas acá, por un lado, está el hecho de que para nosotros es importante visibilizar las desigualdades existentes en este país. Nosotros decimos que este es un primer cálculo, es decir es una primera fotografía y es un cálculo que es perceptible. 

No decimos que esta sea la fotografía de Costa Rica en estos momentos, es la fotografía de lo que se tiene, pero que puede cambiar para bien o para mal. Lo que sabemos es que hay una desigualdad muy grande y lo que nos interesa, más que plantear una disputa entre ricos y pobres, es plantear que tenemos un problema y es el de la desigualdad”, expresó. 

Con respecto a los comentarios en redes sociales acotó que muchos de los que se hicieron tienden a personalizar la disputa en torno que en la Universidad de Costa Rica hay altos salarios. 

Indicó que para la UCR no representa ningún costo y los investigadores hicieron el análisis ad honórem.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook