Diario Extra – Una mirada a los furiosos


Podría empezar comentando que todos sabemos lo que es la ira y que la hemos sentido alguna vez, tanto si se trata de un ligero enojo como una rabia en todas sus manifestaciones.
La ira es una emoción totalmente normal y generalmente sana, pero cuando está fuera de control y se vuelve destructiva puede conducir a diversos problemas, como conflictos en el trabajo, en las relaciones personales y en la calidad general de la vida de una persona. Y puede dar la sensación de que se está a la merced de una emoción incontrolable.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE?

La ira es un estado emocional que varía en intensidad, yendo de la irritación leve a la furia intensa. Está conducida por cambios fisiológicos y biológicos. Cuando una persona se enoja, su ritmo cardíaco y presión arterial aumentan, al igual que su nivel hormonal.
Las crisis de ira pueden ser debidas a acontecimientos externos o internos de la persona. Podemos enfadarnos con alguien en específico (como un compañero de trabajo o supervisor) o un acontecimiento (una presa de tráfico), o bien a nivel interno la ira puede aparecer al preocuparse por problemas personales. Los recuerdos de acontecimientos traumáticos o que nos hicieron irritar pueden también desencadenar este tipo de emociones.
En definitiva, los estados de ira aparecen cuando la persona se siente provocada por algo que percibe como una ofensa humillante para sí, los suyos, o terceras personas. No obstante, si el sujeto se enoja con cierta facilidad y/o frecuencia, podría ser vulnerable a tener explosiones de ira.

EL MANEJO DE LA IRA

El objetivo al manejar la ira consiste en reducir tanto las emociones como todo el cambio físico que esta causa. Tal vez no puede evitar o librarse de las cosas o personas que desencadenan su intensa irritabilidad ni tampoco puede cambiarlas, pero sí puede aprender a controlar sus propias reacciones.

¿ESTÁ DEMASIADO ENFADADO/A?

Existen tests psicológicos que miden la intensidad de las emociones, lo propensa que es una persona a enfurecerse y cómo manejar su crisis. Pero si tiene un problema claro que le lleva a pensar en esto, seguramente ya es consciente de ello. Es decir, si se encuentra actuando de modos que parecen estar fuera de control puede necesitar ayuda para encontrar maneras más adecuadas para manejar la crisis.

¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS SE ENFURECEN MÁS QUE OTRAS?

Esto tiene que ver con la facilidad y el modo intenso con que lo hace. Hay quien no muestra su rabia de manera explosiva, pero está crónicamente irritable y resentida. La gente que se enfada con facilidad no siempre maldice o lanza objetos por los aires, sino que a veces se aísla, se mortifica, o se pone físicamente enferma.
Otro factor muy importante se encuentra asociado con la manera en que nos enseñan a manejar la ira. A menudo es vista como negativa; se nos da a entender que es correcto expresar ansiedad, depresión u otras emociones, pero no expresar ira. Crecemos no aprendiendo cómo dirigirla o canalizarla de un modo constructivo.
Datos científicos también han encontrado que los antecedentes familiares desempeñan un papel importante, pues, típicamente, las personas que se encolerizan fácilmente provienen de familias disruptivas, caóticas y poco hábiles en la comunicación emocional.

ENTONCES… ¿ES BUENO LIBERAR LA IRA?

Los psicólogos consideramos que esto es un mito peligroso. Algunas personas utilizan este factor como licencia para lastimar a otras. Es preferible descubrir qué ha desencadenado su enfurecimiento y después desarrollar habilidades y técnicas emocionales sanas para impedir que esos desencadenantes le saquen de sus casillas.

TERAPIA PSICOLÓGICA PARA MANEJAR LA IRA

Si piensa que su ira está realmente fuera de control, si está teniendo un impacto negativo en tus vínculos de pareja, por ejemplo, puede necesitar con carácter de mucha importancia ayuda profesional para manejar mejor estas situaciones. El psicólogo puede trabajar con usted en el desarrollo de una serie de técnicas emocionales para modificar su pensamiento y comportamiento por otros más positivos.
Puede ser que esté leyendo estas líneas porque se identifica con las descripciones que se han ofrecido al problema. Si además siente un malestar significativo en alguna de las áreas de su vida (en lo laboral, académico, familiar, social, etc.) y se ha visto perjudicado/a por este tema, es posible que el problema le esté afectando.
En nuestro país, la estadística de agresión intrafamiliar se debe en mayor porcentaje al mal manejo de la frustración y, por tanto, a las crisis de ira. Si usted, esposa o esposo, se ve en este punto contáctese con profesionales especializados en este campo y con muchísimo gusto obtendrá una salida integral a dicha problemática. ¡Estamos para servirle! Para tratar las crisis de ira puede llamar a solicitar su cita: Teléfono: 8872-0670.

*Atención Psicológica a Niños, Adolescentes, Adultos, Pareja y Familia.
Facebook: Psicología Clínica y Salud.

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dra. Ana Yendry Morales Blanco*

EMAIL:

Lunes 26 Octubre, 2020

HORA: 12:00 AM



SIGUIENTE NOTICIA





Source link

SiteLock
Facebook