Dóciles y muy amistosas. ¿Quieres una cobaya como animal de compañía? Todo lo que necesitas saber sobre su cuidado


Su nombre nos evoca experimentos de laboratorio pero hoy en día las cobayas se han convertido en una elección ideal para ampliar la familia. Estos roedores originarios de las colonias indias de los Andes son cariñosos, de carácter amistoso y sociable, muy dóciles, les gusta la compañía de grandes y pequeños, se adaptan muy bien a los hogares y no requieren cuidados muy sofisticados. Además, su reducido tamaño – no suele pesan más de un kilo y medio- y su encantadora fisionomía y carácter les ayudan a congeniar enseguida con los niños. Descubrimos en este artículo todos los detalles que hay que tener en cuenta para convertirlo en nuestro nuevo animal de compañía:

¿Cómo es su carácter?

Una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta si nos decidimos a poner en nuestra vida una cobaya es que tiene un carácter asustadizo. Necesitará algunos días de tranquilidad para adaptarse a su nuevo hogar y sentirse segura, pero poco a poco empezará a mostrar su carácter abierto y a interactuar con todos los miembros de la familia.

De hecho, es un buena alternativa como animal de compañía para los niños ya que les ayudará a adquirir responsabilidades, jugar de forma respetuosa y ponerle retos. Además, a pesar de ser roedores rara vez muerden a las personas (salvo que se sientan atacados). Eso sí, hay tener especial cuidado con ellas ya que son animales frágiles a los que una caída o apretón fuerte puede hacer un daño considerable.

Las cobayas tienen capacidad para aprender órdenes sencillas con un pequeño adiestramiento (algo que estimulará mucho también a los niños) y suele emitir ruidos para mostrar que tienen hambre, algún malestar… Es su forma de pedir ayuda.

Las cobayas son animales gregarios, esto quiere decir que suelen vivir en grupos de unos cinco o diez miembros. Siempre que resulte posible puede ser una buena idea adoptar más de una, siempre teniendo en cuenta que los machos suelen pelearse entre ellos y en especial cuando hay hembras.

Si en la casa ya hay algún otro animal, como un perro o un gato, hay que tener mucho cuidado para que no le hagan daño y supervisar atentamente si decidimos dejar a la cobaya suelta por la casa.

¿Dónde viven?

Aunque es un animal relativamente pequeño, necesitan un espacio amplio para vivir. Se recomienda una jaula de, al menos, 60x40x40 cm protegida de corrientes de aire y luz solar directa, ya que las cobayas tienen tendencia a sufrir neumonías por lo que conviene que no se enfríen. La temperatura ambiente de su zona debería rondar los 18-24ºC.

En la jaula podemos incluir algún habitáculo o cabaña para que pueda dormir dentro y el suelo debería está cubierto por virutas de madera o varias capas de papel de periódico. Conviene evitar el serrín ya que puede obstruir las vías respiratorias o la madera de pino o cedro, que puede incluir sustancias tóxicas para el animal.

¿Hacen deporte?

Aunque la cobaya tenga su jaula se recomienda sacarla de ella al menos dos horas al día para que corretee y juegue libremente por la casa. Siempre que se haga esto debe estar debidamente supervisada para evitar que sufra algún daño o lo cause ella misma (mordiendo alguna cosa, no hay que olvidar que son roedores). En general es un animal de compañía tranquilo y se adapta perfectamente a los horarios: suele dormir durante la noche y echar alguna que otra siesta de día.

¿Qué comen?

Las cobayas son animales herbívoros así que la fruta y la verdura no puede faltar en su dieta. No procesan la vitamina C así que deben recibirla a través de la comida: los pimientos, las zanahorias, las espinacas y las endivias son buenas alternativas. Lo mejor es que consuman estos alimentos a temperatura ambiente.

Un perro comiendo dulce

También necesitan una buena ración de fibra diaria. En este caso el alimento más apetecible para ellas es el heno, que les ayuda con el tránsito intestinal.

En el mercado existen, además, piensos que contienen todos los nutrientes para que sigan una dieta equilibrada. 

El consumo de agua también es importante, deben tenerla en abundancia y renovarse a diario. Por cierto, algunas veces las cobayas comen sus propios excrementos. Aunque nos sorprenda es un comportamiento completamente natural para ellas, ya que les sirve para regular su propia digestión y nutrirse de nuevo de éstos (generalmente cuando no cuenta con todos los nutrientes que necesita). No hay que preocuparse.

¿Qué necesidades higiénicas tienen?

Con toda seguridad, el punto que más importante y laborioso en el cuidado de una cobaya. Conviene limpiar la base de la jaula al menos cada 48 horas porque orinan con frecuencia y además el olor es muy fuerte. Son mascotas que no se limpian solas por lo que habría que bañarlas cada dos o tres meses.

¿Necesitan vacunas?

Los cuidados veterinarios son mínimos. No precisa vacunas por lo que las revisiones que se le hacen serán básicamente rudimentarias. Si habrá que tener especial cuidado con las corrientes de aire (por las neumonías), la falta de vitamina C (que podría ocasionarles escorbuto) y los parásitos como piojos o garrapatas.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook