Dos asesinatos y un atentado contra indígenas en Colombia, en menos de 24 horas


En menos de 24 horas, dos indígenas fueron asesinados en el oeste de Colombia y una gobernadora indígena Awá sufrió un atentado en el departamento de Nariño (suroeste), informó este sábado la Organización Nacional Indígena (ONIC).

El líder Edwin Dagua, de 28 años, autoridad indígena del Resguardo Huellas en Caloto en el departamento del Cauca (oeste), fue acribillado a tiros el viernes hacia las 16H40, explicó una fuente de la asociación de cabildos de la región a la AFP. 

“Era un líder muy destacado por defender a las comunidades, por pedir respeto de los actores armados hacia el territorio”, agregó. 

Horas más tarde, en una zona aledaña, asesinaron a otro indígena en circunstancias similares, aunque todavía no se tiene información detallada sobre su muerte.

Por su parte, la gobernadora indígena Awá, Lidia Gómez, sufrió un atentado “con arma de fuego” en su casa, en la madrugada del sábado, al suroeste del país. “Salió ilesa”, destacó la ONIC en Twitter. 

Según autoridades indígenas, desde que el presidente Iván Duque subió al poder, el pasado 7 de agosto, se intensificó la violencia contra sus líderes.

“En lo que va del Gobierno del Presidente Duque (…) los pueblos indígenas de Colombia denunciamos y rechazamos la sistemática estrategia de exterminio, también en tiempos de paz”, indicó la ONIC en un comunicado del 5 de diciembre. 

Según cifras de la entidad, en lo corrido del actual gobierno han asesinado a 35 indígenas, han recibido 61 amenazas y han sido víctimas de 20 atentados. 

Inconformes con la justicia ordinaria y las acciones del gobierno, los indígenas del Cauca informaron a la AFP que asumirán la investigación de los asesinatos ocurridos en su territorio “para dar con los responsables (…) desde el ejercicio de la justicia indígena”. 

El presidente reconoció el incremento de homicidios de activistas de derechos humanos y se comprometió a implementar medidas para prevenir el flagelo, ante la presión de las comunidades.

Unos 500 indígenas del noroeste de Colombia protestaron en Bogotá el pasado 12 de noviembre para exigirle al gobierno acciones contra la violencia en sus regiones.

La Defensoría del Pueblo (ombudsman) y la ONU han denunciado el aumento de los asesinatos, especialmente de aquellos que son defensores de derechos humanos.  

Según cifras de la Defensoría, entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio último fueron asesinados 311 líderes sociales. Es decir que en este lapso de tiempo cada tres días ha caído un dirigente.

Aunque el desarme de la guerrilla comunista FARC disminuyó la intensidad del conflicto armado colombiano, las zonas indígenas siguen siendo asediadas por rebeldes del ELN, disidentes de las FARC, paramilitares y narcotraficantes.   



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook