“El arte sigue siendo un mundo dominado por hombres”


Concha Mayordomo empezó a dedicarse al arte pasados los 40. No fue por falta de vocación, sino porque, como tantas mujeres, tuvo que dedicarse a los cuidados. Desde entonces, a través de sus obras y exposiciones tanto dentro como fuera de España, su misión es la de despertar conciencias sobre temas como la violencia machista o la discriminación de la mujer en el arte. Algunas de ellas, los 40 ramos que ha colgado en la verja del Ministerio de Igualdad para denunciar la violencia machista o su particular homenaje a Hypatia de Alejandría en la Galería de la Cárcel de Segovia.

Actualmente tienes varios proyectos entre manos, como ‘Una galaxia llamada Hypatia’, seleccionado en la VIII edición de Galería de la Cárcel de Segovia. Dices que es un homenaje a Hypatia de Alejandría… ¿Por qué este personaje y por qué así?

Es una obra que he hecho junto a Dora Román y en ella queríamos reflejar la contraposición de estar en una celda, un espacio totalmente cerrado, y el universo, que es todo lo contrario. Además, Hypatia es una figura bastante maltratada y queríamos poner en valor que en su época ya había mujeres relevantes. En los muros y en el suelo de la celda está representada una galaxia, y en el centro hay una bola que simboliza la insignificancia de un planeta en el universo.

Con motivo del 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, una obra tuya luce en una de las verjas del Ministerio de Igualdad. Cuéntanos qué representan y cómo se te ocurrió la idea…

Esta es otra de mis facetas, además de recuperar la vida y la obra de las mujeres artistas, la lucha contra la violencia contra las mujeres dentro del arte. Esta obra consiste en la colocación de ramos de flores blancos, uno por cada mujer asesinada por violencia machista este año. Cuando lo ven, todo el mundo relaciona con ramos de novia, pero en realidad representan todo lo contrario… Se pusieron el día 2 de noviembre, después del día de difuntos, y se quitarán el día 25 de noviembre. Durante este proceso, pasan de ser un objeto ornamental y bonito, a marchitarse y convertirse en flores secas. Tiene un gesto añadido, y es que han sido vandalizados. El objetivo era llamar la atención y remover sobre estas mujeres y creo que se he conseguido.

‘Una galaxia llamada Hypatia’, que se expone en la VIII edición de Galería de la Cárcel de Segovia.
‘Una galaxia llamada Hypatia’, que se expone en la VIII edición de Galería de la Cárcel de Segovia.
Concha Mayordomo

Desde el día 17 se puede visitar una exposición tuya el Archivo Histórico Provincial de Ávila, ‘Las artistas muertas. Un siglo despreciado por la historia’, en la que se exponen 49 retratos de artistas españolas poco conocidas…

En realidad, esta exposición es un extracto del proyecto “Mujeres en el Arte”, en el que llevo trabajando 10 años. Se trata de un blog en el que recojo biografías de mujeres artistas, pequeñas reseñas que pretender despertar el interés. De las más de 500 que tengo recopiladas, a las españolas e iberoamericanas -unas 150- les he hecho un retrato de trazo. Estos retratos contienen un código QR que lleva directamente a su biografía en mi blog. Para esta exposición, he seleccionado 49 dando prioridad a las artistas abulenses o que tuvieran alguna relación con la ciudad.

«Cuando estudié Bellas Artes, me di cuenta de la gran carencia que hay de mujeres artistas» 

¿Te fue difícil, incluso para ti, licenciada en Bellas Artes, encontrar tantos nombres de mujeres relevantes en la historia del arte?

La Wikipedia me ayuda mucho, jajaja… y luego ya me documento por otras fuentes, porque a veces son muy extensas las biografía y otras todo lo contrario. Toda la información que aparece sobre las artistas está bastante documentada y tiene varias fuentes.

¿Por qué decidiste embarcarte en un proyecto así?

Porque cuando estudié Bellas Artes me di cuenta de la gran carencia que hay de mujeres artistas y de que la calificación de ‘genio’ no existía dentro de las mujeres. Es algo que hace 10 años no se plateaba casi nadie, de una manera muy modesta empecé a hacerlo y a día de hoy estoy muy contenta con los resultados. Es más, hay todo un movimiento de reivindicación de las mujeres en el arte que se está incrementando en los últimos tiempos.

¿Tiene el arte, como otras tantas cosas, una deuda histórica con las mujeres?

Desde luego, porque hay mujeres, que más que olvidadas, han sido borradas de la historia directamente cuando en su momento sí gozaron de reconocimiento, pero bueno, el arte también es un mundo dominado por el patriarcado… Además, es curioso cómo nos representan. Por ejemplo, en el cuadro más famoso de Hypatia de Alejandría, el de Charles William Mitchell (1885), aparece como una modelo, desnuda… y hace poco ha habido una polémica en Londres porque en una estatua de la escritora Mary Wollstonecraf, la han representado desnuda, algo impensable en un filósofo o un escritor. Eso algo que traté en un artículo en El País, ‘La violencia de género en los grandes museos’, en el que intento poner al espectador frente a escenas mitológicas o religiosas en las que se manifiesta una clara violencia contra la mujer. Sin que el espectador se dé cuenta, se están representando raptos, violaciones…

Es algo que también reivindicáis en la Asociación Blanco, Negro y Magenta…

Sí, Blanco, negro y Magenta es una asociación, de la que soy presidenta y fundadora, formada por mujeres artistas para dar visibilidad de las mujeres artistas y denunciar las injusticias que se producen contra las mujeres. Ahora mismo tenemos una exposición virtual, ‘Prostitución, un atentado contra los derechos humanos’.

«Si eres mayor, te eliminan del arte comercial porque consideran que, si con 35 no has triunfado, ya no tienes nada que hacer»

¿Existe aún mucho machismo todavía en el mundo del arte?

Sí, el arte sigue siendo un mundo dominado por hombres. No hay más que fijarse en que no hay un solo Premio Príncipe de Asturias a las Artes plásticas concedido a una mujer, en quién ocupa las cátedras de las universidades, quiénes dirigen los museos, en la feria Arco hay un mínimo porcentaje de artistas femeninas…

¿Lo has sufrido tú personalmente?

Yo, personalmente, además tengo otro hándicap, y es que estudié Bellas Artes siendo muy mayor, y en cuanto eres mayor te eliminan del sistema del arte comercial porque consideran que si con 35 no has triunfado, ya no tienes nada que hacer. Yo estudié tan tarde porque, como les ocurre a muchas mujeres, hasta ese momento tuve que dedicarme a los cuidados.

Hypatia de Alejandría fue asesinada brutalmente por ser una mujer pagana, sabia, científica… ¿Crees que todavía hoy las mujeres que destacan -aunque no las asesine brutalmente- siguen levantando recelos, como hace 1.500 años?

Sí, seguro que sí. A lo mejor en España no tanto, porque gracias a la Ley de Igualdad estamos más atentos, pero el mundo es muy grande. Aunque quede mucho por hacer, España, es uno de los mejores países para nacer mujer y por eso tenemos una deuda muy grande con todas esas mujeres de otros países donde no es así.

¿Qué tal está llevando el mundo del arte la crisis del coronavirus?

Fatal… Por ejemplo, yo ni siquiera he podido ir a presentar la exposición de Ávila, he mandado todo por correo, se han caído casi todas las exposiciones, nadie hace planes… Lo único bueno es que, aunque no sea ni mucho menos lo mismo, se están haciendo muchas cosas virtuales, hacemos muchos encuentros on line con otras artistas que si no fuera de esta manera, no podría ser.

El arte es belleza, evasión… pero siempre ha sido una forma poderosa de crear conciencia. ¿Sigue siendo así?

Sí, sigue siendo así, pero, en mi caso, más que crear, lo que busco es despertar conciencias, como ha ocurrido, por ejemplo, con los ramos del Ministerio.

Y, además de tu lucha por la igualdad, ¿sobre qué temas que hay que seguir creando conciencia a través del arte?

Muchos, pero es cierto que yo sigo estando muy enfocada en el tema de la igualdad desde que empecé. Ya en el 2006, con una obra dentro de un proyecto que se llamaba ‘un vestido dos vivencias’, trate el tema de la violencia. Mi obra se llamaba ‘Novia mariposa’ y la trataron casi como si fuera una obscenidad y recibió unas críticas horrorosas. Fui unas de las primeras artistas que empecé a ‘dar la brasa’, con este tema en el arte, y todavía hay mucho que decir.

Concha Mayordomo
Concha Mayordomo
Yolanda Lalonso



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook