El geoturismo para la promoción de los atractivos naturales de Costa Rica


Opinión: El geoturismo para la promoción de los atractivos naturales de Costa Rica

Costa Rica es un país que recibe más de 3 millones de turistas al año y donde el sector turismo representa más del 6% del Producto Interno Bruto del país.

El geoturismo tiene fines culturales y educativos en donde las principales atracciones son la geología y la geomorfología de los paisajes. A lo largo del territorio nacional existen múltiples formaciones geológicas y geomorfológicas que son de interés a nivel local, regional y mundial. Casos simbólicos en nuestro país son los volcanes Arenal, Tenorio (Río Celeste), Rincón de la Vieja, Irazú o Poás, el Cerro Chirripó, así como los parques nacionales Manuel Antonio, Cahuita, Corcovado, Braulio Carrillo, Tortuguero y Santa Rosa.

La gran geodiversidad que posee nuestro país ha sido estudiada por los geógrafos e investigadores nacionales Adolfo Quesada Román y Dennis Pérez Umaña, quienes han venido produciendo desde el 2017 varias publicaciones científicas, en revistas tanto nacionales como internacionales, con propuestas a nivel nacional y estudios de caso para los parques nacionales Chirripó, así como los volcanes Poás e Irazú sobre geopatrimonio y geomorfositios.

Un geomorfositio puede ser desde una roca o formación geológica particular en una montaña o un río, hasta un gran relieve como un volcán, un cerro, el cañón de un río o un paisaje único. Estos sitios tienen valores agregados por parte de la sociedad, donde predominan los valores estéticos, científicos, culturales, históricos y socioeconómicos, que fueron heredados por las personas y la percepción que tienen hacia estos lugares, volviéndolos un geopatrimonio. Por lo tanto, estos sitios pueden ser evaluados y comparados con otros en distintas partes del mundo.

En las últimas décadas Costa Rica ha realizado grandes esfuerzos para la conservación y protección de sus recursos naturales a través de un sistema de áreas de conservación diverso y robusto. Este sistema es una base para el desarrollo de estudios de geopatrimonio para cada área silvestre protegida. Estos estudios y la información que generan pueden potenciar el turismo científico y ampliar el conocimiento sobre la formación y dinámica de las formas del relieve particulares que tanto llaman la atención de visitantes tanto nacionales como extranjeros promoviendo la economía local y regional.

Adolfo Quesada
Presidente, Asociación Costarricense de Geomorfólogos

[email protected]



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook