El huracán Sally produce inundaciones en el sur de Estados Unidos


Sally tumbó árboles, inundó calles y casas, dejó sin electricidad a cientos de miles de hogares y según reportes causó también la muerte de una persona, tras golpear el miércoles con potencia de huracán el sureste de Estados Unidos y azotar la zona con lluvias torrenciales.

Sally tocó tierra como huracán de categoría 2 en Gulf Shores, Alabama, con vientos máximos sostenidos de cerca de 170 Km/hora. Desde entonces se ha degradado a tormenta tropical.

Pero esta tormenta de lento desplazamiento se quedó prácticamente detenida frente a las costas de Alabama y el noroeste de Florida, donde dejó lluvias copiosas.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, dijo que algunas zonas puntuales podrían recibir hasta 88 cm de lluvia.

“Inundaciones catastróficas y amenazantes para las vidas están ocurriendo sobre sectores del noroeste de Florida y el sur de Alabama”, escribió.

Medios estadounidenses reportaron un fallecido en la ciudad costera de Orange Beach, Alabama, pero el alcalde Tony Kennon dijo que no tenía detalles al respecto, según el sitio web AL.com.

Según el último boletín del NHC, Sally tenía vientos máximos sostenidos de 55 Km/hora, menos intensos que en las horas anteriores.

Se espera que siga debilitando a medida que avanza sobre tierra firme y que se convierta en una depresión tropical el jueves por la mañana.

Más de 515 mil hogares y negocios en Alabama y Florida perdieron la electricidad, según el sitio web poweroutage.us, que rastrea los cortes de luz.

Algunas de las peores inundaciones tuvieron lugar en Pensacola, una pequeña localidad costera de cerca de 52 mil habitantes.

Los residentes publicaban fotos y videos de las calles del centro convertidas en riadas, con los automóviles sumergidos hasta las ventanas y rachas de viento que hacían caer la lluvia horizontalmente, en furiosos remolinos.

El huracán Sally produce inundaciones en el sur de Estados Unidos
Un edificio de estacionamiento se inundó durante el paso de Sally en el centro de Pensacola, Florida. AFP/Chandan Khanna

“Las carreteras e intersecciones inundadas, junto a los peligrosos escombros en las carreteras, son demasiado numerosos para enumerarlos”, tuiteó la policía de Pensacola. “Por favor, manténganse alejados de las carreteras”.

David Triana, un residente de Navarre, próximo a Pensacola, dijo que ni él ni sus vecinos tapiaron sus ventanas porque no esperaban que la trayectoria de la tormenta virara tan drásticamente hacia el este, ni que se intensificara tan pronto.

“Nadie estaba preparado para un categoría 2”, dijo el hombre de 57 años, cuya casa no sufrió daños. “Los pronósticos del cono de impacto y de la fuerza de la tormenta no indicaban que nos tocaría tan fuerte”.

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, advirtió a los residentes que tomaría un tiempo restablecer los servicios de agua y electricidad y limpiar los escombros.

“El huracán Sally fue una tormenta lenta, lo que solo añade demoras al restablecimiento de la energía, el agua y otros servicios esenciales”, dijo.

Ivey había declarado estado de emergencia el lunes, antes de la llegada de Sally.

También el gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró el martes estado de emergencia para 13 condados del noroeste. Uno de ellos, casa de la capital, Tallahassee, estaba todavía bajo advertencia de tornados.

El estado activó cientos de guardias nacionales y equipos de rescate al norte de Florida antes de la tormenta.

El gobernador de Misisipi, Tate Reeves, también había declarado estado de emergencia antes de la llegada de Sally, aunque la tarde del martes la tormenta hizo un brusco viraje hacia el este y terminó golpeando Alabama y Florida.

Ha habido tantas tormentas tropicales en el Atlántico este año que la Organización Meteorológica Mundial de la ONU, que adjudica los nombres a los ciclones, agotará pronto los nombres previstos para este año y tendrá que comenzar a llamarlos con las letras del alfabeto griego.

Sólo una vez ocurrió esto antes en la historia. Fue en 2005, el año que el huracán Katrina devastó Nueva Orleans.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook