el paro y déficit se dispararán en España


El impacto de la crisis económica por la pandemia de coronavirus es fortísima a nivel global, pero es especialmente dura en España, donde más se hundirá el PIB de Europa (un 10,9%), -solo en Italia caerá más– y el paro se disparará a cifras que podrían rebasar el 20% de la población activa.

No obstante, los economistas, que asumen el batacazo, también tratan de lanzar mensajes de esperanza apuntando a que, posteriormente, llegará una recuperación económica. Lo que no está tan claro es cuándo tardará en llegar ni tampoco en qué intensidad (si será suficiente para recuperar ese casi 11% del PIB que podría hundirse la economía española). 20minutosha consultado a prestigiosos economistas para que realicen sus pronósticos, difíciles en un contexto de máxima incertidumbre con el coronavirus campando a sus anchas por España y por todo el mundo.

Valentí Pich, presidente del Consejo General de Economistas de España, asegura a 20minutos: «La economía española va a caer muchísimo, se va consolidando la cifra de un 11% de hundimiento. Si hubiera una solución sanitaria al coronavirus habría un rebote económico rápido, tal vez en forma de V, pero de momento la ciencia tampoco tiene la solución y podría no tenerla. Por tanto, será muy difícil que en 2021 se pueda recuperar lo que se pierda a nivel económico en 2020. Creo que vamos a una recuperación en V, pero lenta, en varios años».

Pich: «Si hubiera una solución sanitaria al coronavirus habría un rebote económico rápido, tal vez en forma de V»

Jorge Hernando, profesor de Economía en la Universidad Nebrija, se inclina por una recuperación en U: «La recuperación económica se espera para 2021 y sería en forma de U. La recuperación en forma de V es difícil debido a que el coronavirus aún no se ha acabado. Al venir de una paralización casi completa de la actividad económica es normal que con la desescalada haya un rebote pero es difícil que se mantenga con fuerza. Va a influir mucho la aparición de una vacuna y la normalización de la actividad económica. En nuestro caso va a ser importante la recuperación del sector turístico, una de las bases de la economía española».

En su opinión, «el desempleo en el escenario normal estaría en torno al 20%, si el escenario es adverso puede ser al alrededor del 23%. En escenario favorable por debajo del 20%».

Hernando: «El desempleo en el escenario normal estaría en torno al 20%, si el escenario es adverso puede ser al alrededor del 23%»

Josep Lladós, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), asegura a este diario que «para crear empleo hace falta inversión empresarial y para eso hace falta certidumbre y ahora, con el coronavirus activo y riesgo de rebrotes, no la hay». Por todo ello, pronostica una recuperación económica «más bien en U, con una U de base ancha, una caída muy rápida y fuerte y una recuperación más progresiva, más lenta en el tiempo».

Lladós: «Para crear empleo hace falta inversión empresarial y para eso hace falta certidumbre y ahora, con el coronavirus activo, no la hay»

Respecto al incremento del desempleo, Lladós explica que «se habla de caídas que pueden llegar al 19% a cierre de 2020, pero también en quedarnos un par de puntos por encima. Hay que tener en cuenta los puestos de trabajo que ya se han destruido y cuáles están en ERTES.

Los resultados de la tercera oleada del estudio de seroprevalencia dejan muy lejos la inmunidad de grupo.
MANUEL BRUQUE / EFE

Pedro del Pozo, director de inversiones financieras de Mutualidad de la Abogacía, explica a 20minutos: «El escenario central consiste en una fuerte caída para el ejercicio 2020 y una razonablemente sólida recuperación en el próximo año que, de hecho, debería comenzar a atisbarse durante el actual trimestre, en ausencia de rebrotes relevantes de coronavirus». 

Del Pozo: «La recuperación tendrá cierto parecido al logotipo de ‘Nike'»

No obstante, Del Pozo agrega: «La recuperación completa, es decir, volver a los niveles de actividad de 2019 no se producirá, salvo sorpresa muy positiva, antes de 2022 o incluso 2023, dependiendo de la efectividad de las medidas económicas que se tomen y de la evolución de la pandemia. En ese sentido, lo más probable es que la forma de la recuperación tenga cierto parecido al logotipo de “Nike”: Cuanto mejor sea la gestión de esta emergencia, tanto más elevada será la pendiente del crecimiento y más rápida la salida de la crisis».

Chris Iggo, de la gestora de fondos AXA Investment Managers, sostiene que “es posible un rebote en forma de V en el PIB del tercer trimestre. Pero por debajo de las grandes cifras, habrá un mayor desempleo, menores ingresos corporativos, precaución sobre el gasto de inversión, una mayor deuda del Gobierno y las consecuencias de los desafíos fiscales cuando lleguen».

Esty Dwek, de Natixis IM Solutions, se congratula porque «parece que lo peor de la crisis ya ha pasado». Sin embargo, la economista avisa de que «la recuperación será lenta y escalonada y llevará mucho tiempo volver a los niveles anteriores a la crisis», hasta el punto de que en la mayoría de las principales economías «el PIB podría no alcanzar los niveles de 2019 hasta 2022 como muy pronto».

Dwek advierte que el riesgo de nuevos brotes permanece y eso «podría generar turbulencias en los mercados y hacer aumentar la volatilidad», aunque señala que, probablemente, «las caídas serán suaves». Por todo ello, se inclina por «una recuperación en forma de U, donde la segunda pata de la U es más gradual, en vez de directa. También el suelo de la crisis podría ser más corto de lo esperado, pues ya hemos empezado a ver algunos signos de reactivación.»

Un estudiante se pone gel hidroalcohólico antes de iniciar el primer examen de Selectividad en el Campus Catalunya de la URV.
Un estudiante se pone gel hidroalcohólico antes de iniciar el primer examen de Selectividad en el Campus Catalunya de la URV.
ACN

Ariel Bezalel, economista directivo de Jupiter AM, recalca que «las bolsas ciertamente han descontado una recuperación en V de cara a la segunda parte de este año, a pesar de que la tasa de desempleo de EE.UU. supera el 10 % y se prevé que el crecimiento del PIB se hunda en el segundo trimestre».

No obstante, «alerta de que muchas empresas serán incapaces de generar suficiente tesorería si siguen trabajando muy por debajo de su plena capacidad, lo que provocará una oleada de quiebras que probablemente mantenga la tasa de desempleo en niveles elevados. Así pues, aunque las medidas tomadas hasta ahora han contenido la crisis de liquidez, todavía tienen que abordar la inminente crisis de insolvencia». 

Por ello, agrega, «dado que el gasto de las empresas y los consumidores probablemente sea muy bajo, creemos que las perspectivas de una recuperación en forma de V son bajas. Es indudable que habrá un rebote, pero probablemente pierda fuelle más adelante en el año».



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook