El Real Madrid aumenta el compromiso



EFE. El Real Madrid reaccionó a su indolencia de Ipurua aumentando el compromiso y la entrega frente a un Valencia con dos caras, al que castigó a base de físico su desconexión del primer acto y sentenció al contragolpe en un encuentro con una parte para cada equipo, con Bale silbado e Isco de meritorio.

Era un partido que marcaría una tendencia. Un Real Madrid mejorado físicamente, mostrando el efecto de la mano de Pintus, frente a un Valencia aturdido de inicio que frenó en seco su reacción liguera tras dos victorias consecutivas. El desgaste de la Liga de Campeones lo acusó en las piernas y en el ánimo. Se asfixió ante la presión madridista y le faltó puntería cuando reaccionó.

Porque comenzó con todo en contra el equipo de Marcelino, cediendo ante el empuje inicial del Real Madrid. Ya había perdonado dos un Benzema implicado, cuando apareció Carvajal, apuró su banda y el centro lo remató dentro de su propia portería Wass. Se cumplía el minuto 8 y todo se ponía de cara para los de Solari, con viento a favor para ganar confianza las caras nuevas.

La actitud enterraría la pésima imagen de Ipurua. El Real Madrid mordió en cada balón con el espíritu competitivo de Carvajal que contagió al resto, Benzema robando balones en ayudas defensivas, una presión en bloque y continuos robos a un Valencia con una marcha menos.

El partido de Marcos Llorente en Roma le mantuvo al mando, Reguilón mostró estar mejor físicamente que Marcelo y Solari, ante una banda con Gayá y Guedes reforzaba su banda derecha con Lucas Vázquez realizando ayudas a Carvajal. Bale volvía a la izquierda y lo intentaba siempre, cerca del gol con dos disparos con intención.

Tardó 28 minutos el Valencia para realizar su primer acercamiento y fue un disparo a las nubes de Gameiro. Con un Modric más fresco físicamente, el Real Madridmandaba en el partido y Bale tenía la sentencia pero Neto sacaba una buena mano abajo, a un disparo duro a un metro suyo. Courtois tenía más tranquilidad y solo intervenía a un disparo blando de Parejo.

Lea: Bentancur y Cristiano lideran la goleada 3-0 del Juventus en Florencia

Se estiró el Valencia obligado en la segunda mitad. En dos compases mostró más hambre que en toda la primera parte. Gameiro probó abajo a Courtois y cuando Parejo tuvo una décima de segundo con el balón en los pies para pensar, puso un balón en largo medido a Santi Mina, a espalda de Ramos, que chutó con potencia en carrera por encima del larguero. Fue un aviso en serio. El panorama cambió.

El mensaje estaba recibido por Solari. El Valencia había despertado e iría por el partido corriendo el peligro de dejar espacios al Real Madrid en su estadio. Benzema de cabeza y Modric perdonaban las primeras.

Bale estaba desconectado y con su público en contra, castigando con silbidos cualquier error. Dejaba su sitio a Asensio que debía cambiar el nuevo panorama pero extendía su intermitencia mientras Isco miraba desde banda cansado de esperar a entrar en el partido.

La última clara que perdonaba el Valencia estuvo en la cabeza de Gabriel tras una falta de Parejo. Solari rearmaba a su equipo, aumentaba el músculo con Valverde y cerraba vías de entrada. Y corrían con velocidad al contragolpe. Así desperdició Asensio, sin confianza, con todo para marcar.

Restaban diez minutos para el final y había pasado 25 calentando cuando entraba Isco con el partido por decidirse. Asimilado su nuevo papel de meritorio con siete partidos seguidos fuera del once. Lanzó el enésimo contragolpe que, esta vez sí, acabó siendo la sentencia. Benzema levantaba la cabeza dentro del área y asistía a Lucas Vázquez para dar la sexta victoria en siete partidos con Solari.

Foto EFE







Noticias relacionadas





VEA MÁS








MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook