El Salvador devuelve a cuatro rockeros ticos


El medio de comunicación salvadoreño Nación Metal informó sobre la detención de un grupo de costarricenses en un festival de música rock en El Salvador.

Los ticos forman parte de una banda nacional que iba participar en el evento, pero luego de ser detenidos fueron declarados admisibles en ese país y de inmediato deportados a Costa Rica.

Se trata de la agrupación de música groove thrash metal llamada Suppressor, integrada por los costarricenses Niemand, Max, Daniel y Pato, quienes denunciaron a medios salvadoreños que las autoridades migratorias de ese país los retuvieron ilegalmente en el aeropuerto de San Salvador, sin explicación alguna.

Lea: Carlos Alvarado se molesta con legalidad de huelga

Por medio de un comunicado de prensa la banda explicó que en primera instancia y tras muchas trabas de las autoridades migratorias lograron el ingreso a El Salvador para presentarse en un festival de rock que se realizaba en la capital y un día después se dirigieron a Honduras donde harían otra presentación.

“Desde el viernes al ingresar al aeropuerto salvadoreño fuimos retenidos por las autoridades migratorias de ese país, por el simple hecho de ser músicos y principalmente una banda de metal. Luego de 4 horas de incertidumbre logramos ingresar; pero con citatorio en mano dirigido hacia el organizador del evento”, indicaron los músicos.

Cuando partieron a Honduras fueron multados económicamente por motivos “injustificados” sobre una presentación que no generaba más que un gasto económico para la banda y la organización.

“El domingo al regreso de Honduras nuevamente hacía El Salvador, igualmente fuimos retenidos por alrededor de 8 horas. Nos declararon inadmisibles en ese país y en ese momento la situación se salió de nuestras manos. Tuvimos que informar al organizador del evento Sonsofest la cancelación de nuestra presentación dado que nos estaban deportando hacía Costa Rica en el primer vuelo que pudieron localizar los espacios para la banda”, aseguraron los rockeros.

Los costarricenses aseguran que por más que trataron de establecer las causas no se les comunicó nada al respecto y presumen que su aspecto e indumentarias de bandas de metal pesaron en la decisión de deportación y las consecuencias que tuvieron que resolver.

“Luego de muchas horas de incertidumbre logramos abordar el vuelo hacia Costa Rica, al llegar al aeropuerto la situación con migración tica fue explicada y rápidamente estábamos en fila a retirar nuestro equipaje En Migración de El Salvador nos engañaron pues al llegar a la terminal nos dimos cuenta que nuestras guitarras, bajo, platillos de batería y algunas maletas de accesorios personales aún se encontraban en el Salvador”, indicaron.

Se espera que tras la alerta a las autoridades migratorias de nuestro país se pida a esa nación explicaciones sobre la deportación.





Noticias relacionadas





VEA MÁS








MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook