En 300 días del gobierno de Bolsonaro, violencia contra población LGBTI se incrementó en 60%


Sao Paulo, 9 nov (elmundo.cr) – La violencia contra la población LGBTI en Brasil ha aumentado durante los primeros 300 días del gobierno de ultraderecha de Jair Bolsonaro.

Bruna Benevides es la Secretaria de Comunicación de la Asociación Brasileña LGBTI (ABGLT). Para ella, el discurso de Bolsonaro alienta a que crezca la lgbtifobia, la misoginia y el racismo ya existente en Brasil.

“Hay un aumento alrededor del 60% en la violencia cotidiana que son: insultos, negación de accesos a baños, restricciones a lugares públicos, amenazas entre otros. Este dato es con relación al mismo periodo del año pasado. Es un dato de la ABGLT con ANTRA, que realizan monitoramiento de la violencia”, señala.

Benevides recalca que la población LGBTI en Brasil y América Latina siempre ha sufrido violencia, pero que es el contexto político y el gobierno de Bolsonaro el responsable de este aumento.

“Es la suma de muchos factores. La falta de discusión de género en las escuelas y la falta de discusión sobre cómo enfrentar eficazmente el bullying lgbtifobico en las escuelas, causan el recrudecimiento y aumento de esa violencia. Es una cuestión preocupante, porque sabemos que no es solo de decir ‘es crimen, no golpee o no mate a las personas LGBTI’», añade.

Un ejemplo de lo que señala la activista, son los recientes cuestionamientos al diputado federal e hijo del presidente de Brasil, Eduardo Bolsonaro. Él publicó una imagen en twitter comparándose con Estanislao Fernández, hijo del presidente electo de Argentina.

En esa publicación, aparece Bolsonaro rodeado de armas pesadas al lado de la imagen de Fernández en una caracterización de Drag Queen con disfraz de Pikachu.

Su intención era clara: demostrar “la superioridad de su masculinidad” frente a Fernández, valiéndose del uso simbólico de armas pesadas.

Solo unas semanas atrás, Eduardo había publicado en sus redes sociales una camiseta en la que cambiaba el significado de las siglas LGBT: Liberty, Guns, Bolsonaro, Trump.

“El concepto de LGBT fue actualizado exitosamente”, comentaba en su twitter.

Esto se suma al ataque sistemático hacia la población LGBTI, que el gobierno realiza desde sus representantes en los ministerios.

Para Bruna, este gobierno es el responsable de alentar los comportamientos violentos de un sector de la población, en un contexto político complejo.

“Tenemos un gobierno que es declaradamente lgbtifóbico y esto en cierta forma legitima que toda aquella población, que ya tenía una tendencia en toda América Latina de machista, racista, misógina y lgbtifobica; se acabe sintiendo más liberada”, señala.

Además considera que pese a la decisión de las autoridades judiciales de penalizar la lgbtifobia como un crimen, la sociedad brasileña está lejos de erradicar la violencia.

“Es la ley, pero eso no está siendo suficiente. ¿Porqué? Porque tanto el gobierno como las esferas de la seguridad pública, los propios ministerios de derechos humanos y nosotros en cuanto institución, no estamos consiguiendo avanzar. En este momento las personas LGBTI están en la mira como blanco preferencial para continuar siendo reconocidos como ciudadanos de segunda clase”, concluye.

Brasil es considerado uno de los países más violentos para la población LGBTI, según el levantamiento anual que realizan las organizaciones civiles de DDHH.

Según el Grupo Gay da Bahia, en 2018 murieron de forma violenta 420 personas LGBTI.

Por este motivo, es que organizaciones como la que Bruna representa, se encuentran levantando los datos que analizan el aumento de esta violencia, a fin de preparar un relatorio de la situación bajo el gobierno de Bolsonaro.

Estas organizaciones, pretenden presentar los resultados el 29 de Enero, día de la visibilidad Trans en Brasil y posteriormente elevarlo a la Asamblea General de la ONU que se realizará marzo del 2020.

Comentarios

comentarios

Artículos de interés



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook