En Navidad, vendo y compro por Internet


“Regifting”, o la técnica de regalar (o vender) lo que a uno le han regalado, es una tendencia cada vez con mayor auge gracias a aplicaciones y webs que permiten a particulares comprar y vender cualquier cosa, incluyendo artículos de segunda mano y/o esos presentes navideños de última hora.

Ebay, Wallapop, Vibbo, LetGo, Chicfy… Son algunos ejemplos de cómo el ordenador y el “smartphone” nos permiten poder subsanar la tarea de tener detalles por Navidad sin tener que lidiar con las aglomeraciones en las tiendas, y deshacernos a su vez de los regalos que no han sido acertados. Algo que, según la compañía de ayuda a los consumidores Finder, han hecho más del 31 por ciento de los estadounidenses.

QUE ME QUITEN LO REGALADO

Una costumbre a la que ayuda, a su vez, a que el 90 por ciento de usuarios se vean tentados o predispuestos a revender los regalos que no les han gustado, según la revista Glamour. La publicación también informa de que aquellos que lo hacen se embolsan, de media, unos $160.

Una de las aplicaciones más populares para esto es Wallapop, que en navidades hace su agosto. Y es que durante estas fechas la oferta de productos sin estrenar crece en la “app” un 70 por ciento, y 1 de 4 usuarios de la aplicación admiten haber puesto a la venta obsequios que no les han gustado para sacarse un dinero extra.

“Es cierto que en las fechas cercanas a Navidad, o justo antes y después, la gente compra más, sobre todo lotes de productos”, dice Estela, una joven “milennial” aficionada a vender por Wallapop. “Por ejemplo, vendí una colección entera de tomos de manga, ¡y a mí me vino muy bien para mis propios regalos… y para hacerme un obsequio a mí misma con el dinero!”.

En otra aplicación similar, Vibbo (antes conocida como Segunda Mano en la web), el 50 por ciento de usuarios admiten haber revendido por internet un obsequio navideño. Y en el gigante del mercado, Ebay, al día siguiente de la llegada de Santa Claus se han llegado a poner a la venta 80,000 regalos de Navidad.

Desde ropa, hasta videojuegos, teléfonos móviles de última generación, televisores, videoconsolas, electrodomésticos, complementos… ¡Incluso jacuzzis, helicópteros o paquetes de viajes! El escaparate de productos en estas plataformas es casi infinito.

Si existe, alguien lo habrá recibido, alguien lo pondrá a la venta, alguien lo comprará… Y puede que ese alguien se lo regale a otro. Porque que un regalo no le guste a uno, no significa que sea un mal regalo. Simplemente, no ha sido el detalle más acertado… Pero puede ser el presente ideal para otra persona. En esa teoría se basa el “regifting”.

LO QUE IMPORTA ES EL DETALLE

Así, no es de extrañar que, igual que la oferta de productos a la venta disponibles en estas plataformas crece, también lo hace la demanda: las ventas de Wallapop crecen un 40 por ciento en estas fechas.

“La mayoría de mis compras por “Wallapop” las hago en estas fechas”, comenta Raúl, un asiduo comprador, “por ejemplo, durante las Fiestas del pasado año reamueblé mi local, y en este periodo pienso intentar encontrar a mi novia un regalo que lleva buscando mucho tiempo, pero que no ha conseguido ver a buen precio”.

El suyo no es un caso aislado: de acuerdo con datos ofrecidos por Ebay y Vibbo, en torno al 30 por ciento de los usuarios de esas páginas admite haber comprado los regalos de Navidad para sus seres queridos a través de este tipo de aplicaciones.

Y es que en muchos casos se trata de productos que los vendedores ofrecen en su embalaje original, con la factura de compra y la garantía, de ahí que se trate, ya no de una simple compra-venta de segunda mano, sino de “regifting” en estado puro.

Según CreditDonkey, casi un 50 por ciento de los encuestados (el 49.7) admitieron que sospechaban haber recibido un regalo que no estaba destinado originalmente para ellos, sino que procedía del “refigting”.

“Soy consciente de que algunos de los últimos regalos que me han hecho, vienen de ‘Wallapop’ pero a mí no me molesta”, dice Laura, una “millennial” que también es aficionada al “regifting” y que añade que “lo que importa es el detalle, y no tanto dónde se haya comprado”.

¿Y ustedes, han comprado o vendido regalos navideños por internet? ¿Creen haber sido receptores del ‘regifting’ sin saberlo? Tal vez lo comprueben en estas navidades. Mientras tanto, algunos ya comienzan a celebrar sus fiestas de compra-venta. Porque en Wallapop y compañía, ya es Navidad.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook