España ‘descongela’ 2,5 millones del Banco de Venezuela para apoyar el acuerdo Maduro-Guaidó


El Gobierno español ha transferido a la Organización Panamericana de Salud (OPS) alrededor de 2,5 millones de euros, el remanente de una antigua cuenta del Banco Central de Venezuela en el Banco de España que estaba congelada, en línea con el acuerdo al que han llegado Nicolás Maduro y Juan Guaidó para combatir la pandemia de COVID-19, han informado fuentes diplomáticas.

Las fuentes han señalado que la transferencia de fondos se ha hecho con el acuerdo previo de los representantes del régimen de Nicolás Maduro y de la Presidencia de la Asamblea Nacional, que ostenta Juan Guaidó y al que España reconoce como presidente interino del país.

Con este mecanismo, el Gobierno pretende asegurarse de que recursos «que pertenecen a los ciudadanos venezolanos» se utilicen para responder a la pandemia por parte de una organización multilateral que los gestionará de acuerdo con los principios que deben regir la ayuda humanitaria.

La posibilidad de utilizar fondos venezolanos bloqueados por las sanciones para ayuda humanitaria fue algo que planteó en la reciente conferencia internacional de donantes para Venezuela el Consejo Noruego para los Refugiados, que habló en nombre de organizaciones humanitarias.

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, publicó el jueves por la noche en Twitter un mensaje en el que saludaba el acuerdo como «un paso en la dirección adecuada» y anunciaba que se han transferido a la OPS «recursos venezolanos congelados».

A juicio del Gobierno español, ahora «urgen nuevos esfuerzos sostenidos» en la lucha contra la pandemia, pero también «en la generación de espacios de confianza que permitan la inaplazable salida democrática».

Polémica en la oposición venezolana

El acuerdo contra la pandemia ha generado polémica en el seno de la oposición venezolana y, de hecho, este jueves provocó una disputa en Twitter entre Guaidó y el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma.

Además, mientras que el Palacio de Miraflores destacó el carácter político del pacto, Guaidó y su equipo han aclarado que se trata solo de un acuerdo técnico para que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) pueda canalizar la ayuda internacional para Venezuela y disponer de ella.

Los firmantes del acuerdo son el llamado G4 -el núcleo duro de la oposición venezolana-: Voluntad Popular (VP), al que pertenecen Guaidó y Leopoldo López; Primero Justicia (PJ), de Henrique Capriles y Julio Borges; Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo (UNT). Por parte del Gobierno lo rubrica el ministro de Salud, Carlos Alvarado.

Y es que el Gobierno español insiste en que la solución a la crisis política venezolana solo puede salir de elecciones presidenciales y legislativas democráticas, de manera que considera inaplazable que se reanuden las negociaciones para ello.

Con todo, el Ejecutivo también quiere ser «realista» y, como ese acuerdo no va a llegar «mañana», cree que en paralelo hay que dar respuesta a necesidades humanitarias, que no esperan, y que ahora se han visto agravadas por la pandemia. «En Venezuela el paso del tiempo se mide en coste de vidas», señalan fuentes diplomáticas.

En esa misma línea de no olvidar la crisis humanitaria, el Gobierno español organizó en mayo con la Unión Europea, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) una conferencia internacional de donantes para los migrantes venezolanos -y los países que los acogen- en la que se recabaron 2.544 millones de euros, de ellos 595 en forma de donaciones.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook