está reduciendo las recomendaciones automáticas para hacer frente al aumento de pedidos


Amazon está actualizando su web para hacer lo contrario de lo que la convirtió en una de las compañías más poderosas y dominantes del mundo: vender menos artículos.

En respuesta a la altísima demanda de pedidos, propiciada por la imposición de no salir a la calle que impera en todo el mundo, la compañía está tomando medidas para convencer a los ávidos compradores de que pongan menos artículos en su carrito de la compra.

Las cámaras web se han vuelto muy difíciles de encontrar.

Amazon estaría haciendo esto, según el diario británico The Telegraph, mediante técnicas como ocultar recomendaciones o cupones e incluso cancelando promociones, como el Día de la Madre o el Amazon Prime Day, que recientemente supimos que se pospondrá hasta, al menos, agosto.

Y es que la plataforma está viviendo “el equivalente logístico a una Navidad permanente”. El objetivo de esta estrategia es “restaurar los niveles normales de suministro y tiempos de entrega”, aunque todo apunta a que incluso con estas medidas Amazon tardará aún más de dos meses en volver a su capacidad de respuesta anterior.

Desde Amazon, por el momento, han declinado hacer comentarios. Otras acciones adoptadas por la plataforma para hacer frente a esta situación han sido restringir artículos no esenciales de terceros proveedores, priorizar agresivamente las entregas esenciales e incluso contratar personal: ha aumentado su plantilla con más de 175.000 empleados adicionales.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook