«Fue una sorpresa cuando recibí la llamada»


El fin de la relación entre Sebastian Vettel y Ferrari no va a ser nada bueno. Al menos así lo parece, después de que las primeras palabras públicas del alemán después de que se confirmara su salida de la Scuderia para finales de 2020 suenen a reproche.

En la rueda de prensa previa al GP de Austria que dará inicio, por fin, a la temporada 2020 de Fórmula 1, el tetracampeón explicó su versión de lo sucedido. «Fue una sorpresa para mi cuando recibí la llamada de Mattia (Binotto, jefe de equipo de Ferrari) y me dijo que no había sitio para mi en el equipo. Así que no hubo un punto de conflicto», dijo ante los medios el alemán, ataviado con los colores de su aún equipo, incluida la obligatoria mascarilla. «No hubo ninguna oferta sobre la mesa», zanjó al respecto.

Esta declaración de Vettel choca frontalmente con lo que desde el equipo habían asegurado, de manera pública y de manera privada mediante filtraciones a los medios. 

Fernando Alonso saluda al público durante el GP de Abu Dhabi.

Según estas últimas, a Vettel le ofrecieron mucho menos dinero en su renovación del que percibe actualmente, además de un contrato de sólo un año. Fue especialmente este punto el que generó una fricción insalvable que acabó rompiendo la cuerda de las negociaciones y que derivaron en el fichaje de Carlos Sainz como sustituto.

Su futuro está ahora más complicado que nunca. Desde que Vettel debutó en la Fórmula 1 en 2007, su camino lo decidió Red Bull con quienes logró sus cuatro campeonatos del mundo. Ese bagaje le sirvió para fichar por Ferrari, pero cinco años después no ha logrado más que ver cómo Lewis Hamilton le igualaba, primero, y le superaba en títulos después. Incluso su propio compañero, Charles Leclerc, sólo ha necesitado un año (no sin polémica) para vencerle.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook