Gobierno afinará este año análisis costo-beneficio


  • Gobierno negocia dos créditos por $880 millones para financiar iniciativa contra el cambio climático
  • Prioridades para este segundo año del plan son trabajar más en los datos económicos según Minae

(CRHoy.com).- A un año de haber dado el banderazo de salida del plan de descarbonización de la economía, el Gobierno apenas empezará a afinar los cálculos sobre el impacto económico y fiscal del proyecto estrella del presidente de la República, Carlos Alvarado.

Según el acta de la sesión del Consejo de Gobierno que se realizó el pasado 10 de marzo, el ministro de Ambiente y Energía, Carlos Manuel Rodríguez, realizó una exposición al Gabinete sobre las metas alcanzadas durante el primer año del plan.

En la sesión también participó Andrea Meza, jefa de la Dirección de Cambio Climático del Minae, quien comunicó al equipo de gobierno que las prioridades para este segundo año del plan son trabajar más en los datos económicos, cerrar el análisis de costo-beneficio del proyecto e iniciar el análisis del impacto fiscal, así como el plan de inversiones a largo plazo.

Meza destacó que en este momento hay dos ofertas de créditos con organismos financieros internacionales para utilizarlos en las acciones del plan de descarbonización.

Se trata de un crédito por $380 millones con el Bando Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y otro con el Banco Mundial (BM) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por $500 millones, para un total de $880 millones en nuevo endeudamiento con organismos internacionales para subsidiar la iniciativa contra el cambio climático, la cual se concretaría al 2050.

“Ambas operaciones tendrán un gran impacto y será llevado a la Asamblea Legislativa. Además de cooperación técnica no reembolsable por $38 millones distribuidos en las categorías: gestión de acción climática, agricultura climáticamente inteligente y movilidad sostenible”, detalló Meza.

La funcionaria comentó además que según el cronograma del Minae en este mes que está por terminar se tendrán, finalmente, los números sobre el costo-beneficio del plan de descarbonización.

“Tenemos los primeros tres ejes que ya arrojan datos muy robustos de porqué es una buena decisión económica para el país”, dijo Meza, sin ofrecer en aquel momento al Consejo de Gobierno datos duros sobre los beneficios de la descarbonización para la economía.

Según el acta del 10 de marzo, el presidente Alvarado afirmó a su Consejo de Gobierno que los resultados que ha dado el BID “son muy alentadores”, por lo que instó a su equipo a continuar en la misma dirección, trabajando en proyectos como el tren interurbano eléctrico, el plan de residuos, y para poner a tono a la agricultura.

¿Estimaciones posibles de alcanzar?

Alvarado hacía referencia a los datos que arrojó un estudio del BID, la Universidad de Costa Rica (UCR), la Corporación Rand, el Real Instituto de Tecnología de Estocolmo y el Instituto Tecnológico de Monterrey, en el que se analizó el impacto del plan de descarbonización en la economía costarricense al 2050.

El mandatario reveló, durante la inauguración de la PreCOP 25, que se realizó en San José en octubre pasado, que, al medir el estudio los tres ejes del plan de descarbonización hasta el 2050, relacionados con el transporte público, transporte privado y transporte de carga, Costa Rica obtendría un beneficio neto de $19.500 millones al hacer los cambios pretendidos en esas áreas para reducir las emisiones de carbono (CO2) a la atmósfera.

“Las cifras se obtienen al sumar varios rubros. Por ejemplo, en cuanto a la infraestructura eléctrica para habilitar la electrificación del sector transporte, el país debe invertir casi $6 mil millones, pero obtendrá un beneficio de $11.100 millones de dólares como resultado de menores costos de operación.

“Ahí tenemos una primera ganancia, que podríamos llamar directa, por $5.200 millones netos para el 2050. A  esto hay que sumar beneficios en términos de salud, de mayor productividad por menores presas y de accidentes evitados, que representan un total de $14.300 millones para el 2050, según proyecciones de los expertos”, estimó en octubre Carlos Alvarado.

Según la edición del 2018 del Programa Estado de la Nación (PEN), las presas en la Gran Área Metropolitana le costaría al país anualmente hasta un 3,8% del producto interno bruto (PIB) por la pérdida de productividad de los trabajadores al intentar trasladarse desde sus residencias a otros cantones para laborar.

Durante la sesión del Consejo de Gobierno del pasado 10 de marzo, el ministro del Minae, Carlos Manuel Rodríguez, dijo, según el acta, en poder de este medio, que uno de los temas en los que ha avanzado el plan de descarbonización durante su primer año es en el del transporte. El acta no recoge el detalle de la exposición del ministro al respecto.

“Una acción importante en esta primera etapa es el alineamiento de todos los sectores a nivel del país, se cuenta con más de 35 organizaciones públicas, privadas, cooperación internacional, gobiernos locales y la sociedad civil”, resaltó.

Rodríguez agregó que el 80% de las acciones transversales del plan ya están en progreso y que un 70% de las metas ya reportan acciones.

Los diez ejes del plan de descarbonización son:

  • Desarrollo de un sistema de movilidad basado en transporte público seguro, eficiente y renovable, y en esquemas de movilidad activa y compartida.
  • Transformación de la flota de vehículos ligeros a cero emisiones, nutrido de energía renovable, no de origen fósil.
  • Fomento de un transporte de carga que adopte modalidades, tecnologías y fuentes de energía cero emisiones o las más bajas posibles.
  • Consolidación del sistema eléctrico nacional con capacidad, flexibilidad, inteligencias y resiliencia necesaria para abastecer y gestionar energía renovable a costo competitivo.
  • Desarrollo de edificaciones de diversos usos (comercial, residencial, institucional) bajo estándares de alta eficiencia y procesos de bajas emisiones.
  • Modernización del sector industrial a través de la aplicación de procesos eléctricos, sostenibles y eficientes, así como tecnologías bajas y cero emisiones.
  • Desarrollo de un sistema de gestión integrada de residuos basado en la separación, reutilización, revalorización y disposición final de máxima eficiencia y bajas emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Fomento de sistemas agroalimentarios altamente eficientes que generen bienes de exportación y consumo local bajos en carbono.
  • Consolidación de un modelo ganadero eco-competitivo basado en la eficiencia productiva y disminución de gases de efecto invernadero.
  • Consolidación de un modelo de gestión de territorios rurales, urbanos y costeros que facilite la protección de la biodiversidad, el incremento y mantenimiento de la cobertura forestal y servicios econosistémicos a partir de soluciones basadas en la naturaleza.

Algunas de las metas del plan son:

  • 2o35: El 70% de los buses y taxis serán cero emisiones y el tren rápido de pasajeros operará 100% eléctrico.
  • 2050: Transporte público sustituirá a vehículos privados como principal opción de movilidad.
  • 2030: Matriz eléctrica del país deberá operar al 100% con energías renovables.
  • 2025: Se estabilizará el crecimiento de las compras de motocicletas y se adoptarán estándares para favorecer las ventas de motos cero emisiones.
  • 2035: El 25% de la flota vehicular será eléctrica.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook