Google y Apple ya han dado acceso a 22 países a su sistema de rastreo para luchar contra el coronavirus


Apple y Google han lanzado sus actualizaciones de software que permitirán a los teléfonos inteligentes ejecutar la tecnología de rastreo de contactos diseñada por los dos gigantes tecnológicos.

Ambas empresas confirmaban que un total de 22 países de 5 continentes han solicitado y recibido acceso a la interfaz de programación de aplicaciones -API-, aunque por el momento no han desvelado cuáles son estos.

Sin embargo, se sabe ya que España se encuentra entre ellos: el Gobierno ha dado mayor impulso estos últimos días a la creación de una aplicación que ayude a frena la expansión de la COVID-19 y en sus planes entra incluir el sistema Apple-Google. La app de rastreo se lanzará como piloto en Canarias a comienzos de junio, según ha informado la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en comparecencia.

Este sistema de rastreo de contactos se podrá implementar en aplicaciones oficiales de las autoridades sanitarias y se basa en la tecnología inalámbrica Bluetooth para detectar cuándo alguien que descargó la aplicación ha pasado tiempo cerca de otro usuario de la aplicación que luego da positivo por el coronavirus.

El sistema te avisaría si has estado en contacto con un positivo en COVID-19.

Lo que hemos creado no es una aplicación, sino que las agencias de salud pública incorporarán la API en sus propias aplicaciones que la gente instala”, dijeron Apple y Google en un comunicado conjunto.

“Nuestra tecnología está diseñada para hacer que estas aplicaciones funcionen mejor. Cada usuario puede decidir si acepta o no las notificaciones de exposición; el sistema no recopila ni utiliza la ubicación del dispositivo; y si a una persona se le diagnostica COVID-19, depende de ellos informar o no en la aplicación de salud pública”, añaden.

Una técnica que ayuda, pero no soluciona por sí misma el problema

Cerca de 100 millones de personas ya han descargado la app.

Apple y Google afirman que la alta adopción por parte de los usuarios es “clave” para el éxito de las aplicaciones de rastreo de contactos. Y es que el principal de los problemas de este tipo de soluciones es conseguir que un número significativo de personas descargue cualquier aplicación en primer lugar.

Según los expertos, para que una app de notificaciones de exposición a la COVID-19 sea efectiva debería ser descargada y utilizada por alrededor del 60% de la población a estudio.

Sin embargo, incluso aunque estas condiciones se dieran, ¿es suficiente? Los profesionales de salud pública aseguran que no, que por sí solas estas aplicaciones de ‘notificación de exposición’ no son capaces de controlar la expansión del virus. Han de ir acompañadas de otras medidas importantes: el rastreo de contactos -hecho por seres humanos con experiencia en esta materia- y el aislamiento de nuevos casos.

Los expertos indican que para ser realmente un sistema efectivo para detener el virus, al menos el 60% de la población necesitaría descargar y usar la aplicación.

Según ProPublica, investigadores de Reino Unido han utilizado un modelo para simular los efectos de diversas estrategias de mitigación y contención. Estiman  que aislar los casos sintomáticos reduciría la transmisión en un 32%. Pero combinar el aislamiento con el rastreo manual de todos los contactos reducía la transmisión en un 61%. Si el rastreo de contactos solo podía rastrear conocidos, pero no todos los contactos, la transmisión aún se reduciría en un 57%.

Un segundo estudio, que utilizó un modelo basado en el área metropolitana de Boston, encontró que mientras se identificara el 50% de las infecciones sintomáticas y se rastreara el 40% de sus contactos, la reducción resultante en la transmisión sería suficiente para permitir la reapertura de la economía sin sobrecargar el sistema de salud.

Imágenes distribuidas por Apple y Google de futuras aplicaciones que notificarán si se ha estado en contacto con algún infectado con COVID-19.

Los investigadores escogieron Boston debido a la calidad de los datos disponibles, según el autor principal Yamir Moreno, profesor del instituto de biocomputación y física de sistemas complejos de la Universidad de Zaragoza en España. “Para otros lugares, estos porcentajes cambiarán, sin embargo, el hecho de que la mejor intervención es la prueba, el rastreo de contactos y la cuarentena permanece”, explica el artículo.

La colaboración Apple-Google seguro es una contribución positiva a la lucha contra el coronavirus, no obstante, representa solo una pieza del puzzle, y tal vez no la pieza más grande.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook