«Hay un miedo terrible a que la lactancia no vaya bien, y ese miedo se le transmite a las madres»


En los últimos años se han escrito muchos libros y muy buenos y didácticos sobre lactancia, pero ninguno de la mano de José María Paricio, pediatra y uno de los mayores expertos en lactancia materna de nuestro país

Además de formar parte Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, es, desde 2017, miembro del Consejo Consultivo de Salud de La Leche League International, fundador de la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna (APILAM) y creador de la conocida web de consulta e-lactancia.org

En su última publicación, El libro de la lactancia materna. Todo lo que las madres y la ciencia nos han enseñado sobre la lactancia, una guía práctica tanto para madres como para profesionales, encontramos una gran parte de los conocimientos que ha ido adquiriendo a lo largo de tantos años. 

¿En qué se diferencia ‘El libro de la lactancia materna’ este libro de todos lo publicados sobre este tema?

La verdad es que hay muchos libros de lactancia, y cuando me lo propuso la editorial no sabía muy bien de qué escribir. Además, el título que me proponían era muy general, El libro de la lactancia materna. Por eso decidimos poner el subtítulo Todo lo que las madres y la ciencia nos han enseñado sobre la lactancia, con el que me siento más cómodo, porque es lo se cuenta en él, todo lo que sabemos de ella desde el punto de vista científico, lo que las mujeres nos han ido contando a lo largo de los siglos y lo que he ido aprendiendo, tanto de lo que estudiaba como de las madres a las que veía. El libro tiene 500 páginas con 9 capítulos diferentes y es muy didáctico. Empiezo con la historia de la lactancia, de la técnica, de los problemas que pueden surgir, relaciones de la lactancia con la sociedad, los mitos y leyendas que siguen arraigados, etc., incluso incluyo un capítulo sobre la lactancia en el colectivo LGTBI… Es un libro para madres, pero también para profesionales, estudiantes…

Cuanto más se estudia, más beneficios se encuentran en la lactancia materna sobre la artificial. ¿Cuál diría que es la mayor ventaja?

Desde el punto de vista médico, puedo caer en la tentación de decir que las muchas menos infecciones que cogen los niños amamantados con respecto a los que toman biberón, pero creo que lo mejor es lo felices que son la madre y el niño cuando va todo bien en la lactancia. La lactancia, además de buena, es bonita.

«He estado trabajando en un hospital muchos años, y por cada niño que recibíamos de pecho, recibíamos 10 o 12 de biberón»

Una frase muy conocida de Carlos González dice que “Si existiese una vacuna con los beneficios de la lactancia materna, los padres pagarían lo que fuera por comprarla”. ¿Por qué este mensaje no cala lo que debería?

Es que todavía estamos en una cultura, que empezó hace poco más de 100 años, ‘antilactancia materna’. Desde que se inventaron las leches artificiales a finales del XIX, vivimos en una cultura con muchos intereses comerciales, una publicidad desmedida y los medios tampoco tratan la lactancia materna como lo natural… Además, desde que los médicos descubrieron la lactancia artificial se ha creado en muchos médicos una sensación de inseguridad que a menudo transmiten a las madres. Es común escuchar frases como ‘un niño tan grande, ¿cómo va a vivir solo son pecho?’, y si un niño que mama llora se piensa que se queda con hambre, algo que no pasa con los niños de biberón… Hay un miedo terrible a que la lactancia terrible no vaya bien, y esa inseguridad de los profesionales se han transmitido a las madres. Y este desde hace ‘solo’ 100 años, porque llevamos miles y miles viviendo solo del pecho y hemos llegado hasta aquí.

Seguro que ha escuchado mil veces eso de ‘si los niños con biberón se crían igual’, ‘al mío le di biberón y no se pone malo nunca’… ¿Cómo rebatiría tajantemente frases como estas?

Pues que esto no es un sí o un no absoluto. Ni todos los niños de pecho se crían sanísimos sin problemas ni todos los de biberón se ponen malos siempre. Es una cuestión de probabilidades y de riesgos, y los niños que se crían con biberón tienen más riesgos de sufrir determinadas enfermedades, alergias… Y las madres que no amamantan también. Si comparas un niño con otro no, pero si comparas 1.000 niños de pecho y 1.000 de biberón hay un porcentaje mucho mayor de niños de biberón que enfermaron, cogieron bronquiolitis, otitis, que ingresaron, etc. Yo he estado trabajando en un hospital muchos años, y por cada niño que recibíamos de pecho, recibíamos 10 o 12 de biberón.

Es que, todo lo que contiene la leche materna ni siquiera lo sabemos todavía. Aún no se conocen las aproximadamente 1.000 sustancias que tiene la leche materna, frente a las pocas decenas que se han podido añadir a la leche artificial.

En los últimos años, se está promocionando mucho más la lactancia, apoyando a las madres… ¿Es suficiente?

Por suerte, desde los 90, que se empezó a tener más interés en España por la lactancia materna, tantos las madres como los profesionales, a nivel de salud pública… se ha mejorado mucho, pero aún estamos muy lejos del objetivo de salud pública, que es que todos los niños sean amamantados al menos seis meses de manera exclusiva.

«La sociedad no es consciente de lo que supone la lactancia materna, y si algo no lo apreciamos, no lo defendemos»

Según algunas estadísticas, el 93% de las madres quiere lactar, pero a las seis semanas solo continua el 63%, y a los seis meses el 24%. ¿Qué lleva a madres que desean amamantar a dejar de hacerlo?

No lo logran porque no les dejamos, y muchas veces ya desde el primer día en los hospitales. Algo no se hace bien cuando en muchos solo salen el 70% de madres amamantando y el resto que sí quería amamantar termina perdiendo la confianza en sí misma y no haciendo lo que querían. Se cometen algunos errores, como no respetar el contacto piel con piel con la madre inmediatamente después de nacer, por ejemplo. Después, influyen muchos factores, como el entorno familiar que presiona sin tener mucha información, pediatras no muy formados en lactancia… Y, efectivamente, la baja maternal, que no es suficientemente larga. Y es una pena, porque la sociedad no es consciente de lo que supone la lactancia materna, algo que la OMS califica como una vacuna increíble. Si no lo apreciamos, no lo defendemos.

Y los profesionales, ¿están suficientemente formados?

Hace 40 años en la universidad no se estudiaba nada de la lactancia materna, y hoy en día en el pregrado sigue habiendo falta de formación y son raras las facultades de medicina que incluyen una asignatura de lactancia materna como tal, así que puede ser médico y no tener una idea precisa de la lactancia materna.

Varios de los mitos que rodean a la lactancia materna todavía perviven

¿Ha influido la crisis del Covid-19 en la lactancia?

Sí, porque, como te comentaba antes, el contacto precoz entre la madre y el niño es muy importante para el establecimiento de la lactancia materna y, si no se hace, es más difícil de establecer. Lo que se hizo mucho, sobre todo en China y que luego copiamos aquí, era programar cesáreas de madres con COVID y aislarlas. Por suerte, enseguida llegaron investigaciones que demostraron que el coronavirus no se transmite ni en el embarazo, ni en el parto ni con la lactancia materna, así que, si la madre se encuentra bien, puede amamantar perfectamente.

¿La leche materna contiene anticuerpos?

Sí, pero no solo ocurre con el coronavirus, esto ya se sabe de otras enfermedades, como catarros, gripe… Muchas enfermedades que está pasando la madre, las defensas que se producen para combatirla pasan a la leche materna. Por tanto, ese niño está protegido contra la enfermedad que pasa la madre, por eso nunca hay que separarlos. Las madres que sean positivas y se encuentren bien, que son la mayoría, podrá dar el pecho sin problemas.

Hace unos años, decidió crear junto a otros profesionales la web e-lactancia.org, que se han convertido en todo un referente para madres y profesionales. ¿Qué le llevó a crearla? ¿Se esperaban el éxito que ha tenido?

Nunca pensamos que íbamos a tener tanto éxito. Yo siempre he sido muy pragmático, y cuando estaba de jefe de servicio en un hospital, ganamos el galardón de la OMS el Iniciativa Hospital Amigo de los Niños (IHAN). A partir de ese momento empezaron a preguntarnos muchísimo por lactancia, y principalmente por medicamentos, así que decidimos crear un fichero que se acabó convirtiendo en e-lactancia.org, una web gratuita en la que se pueden consultar, no sólo qué medicamentos son compatibles con la lactancia, sino también enfermedades, tóxicos industriales, hierbas, etc.

Como pediatra, ¿qué opina de cómo se está llevando al cabo la vuelta al cole y qué cosas cambiaría?

Puff… esto daría para otra entrevista. La conclusión que saco es que tenemos mucho miedo a los niños y eso que hemos tenido mucha suerte con este virus, porque es muy ‘amable’ con ellos en general. Desde el primer momento se les estigmatizó porque virus como la gripe sí son grandes contagiadores, y lo que hemos hecho con ellos durante tantos meses al final les va a pasar factura. Sin embargo, se ha demostrado que, además de que no suelen crear problemas graves en los niños, contagian menos y tampoco contagian fácilmente. Aun así, se han tomado medidas más draconianas para entrar a un colegio que a un restaurante o a los trabajos, y creo que se deberían haber tomado medidas más razonables, porque tienen mucho mérito, tanto profesores como niños, para aguantar lo que están aguantando. Pero bueno, creo que las cosas irán más o menos bien a pesar de todo y acabaremos cogiéndole el tino a este virus, porque es probable que, con el tiempo, acabemos contagiándonos la mayoría y tengamos que convivir con él sin tanta parafernalia.

José María Paricio es el fundador de la conocida web e-lactancia.org
José María Paricio es el fundador de la conocida web e-lactancia.org
B. Pajares



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook