La asquerosa agua que llega a Sarapiquí


El agua potable es un servicio público y esencial, al que todos los costarricenses deberían tener acceso por su importancia para la supervivencia.

Pero los vecinos de Río Frío, en Horquetas de Sarapiquí, no tienen este derecho, ya que al abrir la llave del tubo lo que sale es un líquido café que no es apto para el consumo humano.

Es por esta razón que en sesión del Concejo Municipal de Sarapiquí los regidores aprobaron una petición presentada por el alcalde Pedro Rojas para enviar una carta al presidente Carlos Alvarado y que declare emergencia nacional la situación del agua. 

Rojas explicó que el acueducto de este lugar data de los años 60, con pozos perforados y una antigua tubería, ya que fue construido y administrado por la compañía bananera Standard Fruit Company.

“Están siendo afectadas unas 10.000 personas que viven en las fincas de Río Frío, además nos preocupa los aproximadamente 1.000 estudiantes de los centros de estudio que consumen diariamente esta agua”, acotó el alcalde. 

Carlos Loaiza, empresario de Finca 6, denunció que el agua sale color chocolate, además pasan días sin recibir el preciado líquido, afectando el buen funcionamiento del negocio.

Marco Valerio vende elotes en la calle, reside en Finca 5 y dijo que “el agua es achocolatada, no se puede consumir. A veces hay agua, a veces no, en consecuencia vienen enfermedades como vómitos y diarreas. Además esto ha hecho que a muchos les nieguen el derecho de construcción”.

La comunidad de Río Frío no se ha quedado de manos cruzadas, se ha reunido con altos mandos del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), la empresa Standard Fruit Company, la Asada Horquetas y la agencia alemana GiZ.

 Lea: Franggi Nicolas dejó “botado” a Kevin Sancho

AYA AL TANTO

 

Ante esta situación AyA reconoció que están al tanto de la situación y buscan la manera de solucionar la problemática para que los habitantes de esta zona puedan estar tranquilos.

Así lo confirmó Vilma Castillo, jefa de la Región Huetar Norte, a la que pertenece Sarapiquí, quien aseguró que coordinan con la compañía DOLE para analizar la solución.

“Estamos trabajando de la mano con la empresa privada, que está haciendo los estudios técnicos necesarios para determinar qué es lo que se puede construir ahí”, explicó.

Cuando se tenga esta información el AyA podría buscar los fondos y en conjunto con la empresa encargada realizar las obras necesarias para poner fin a esta problemática.

“Estamos haciendo todo lo que podemos por dar una solución lo antes posible, pero dependemos de esos estudios y de conseguir el presupuesto, por lo que no tenemos una fecha definida”, comentó.

Por el momento los vecinos deberán seguir lidiando con la problemática y esperar que esa solución llegue pronto.





Noticias relacionadas





VEA MÁS








MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook