La escasa inmunidad de grupo esperada tras el estudio de seroprevalencia no será «suficiente» para sacarnos de casa


El «ambicioso» estudio de seroprevalencia que el Gobierno anunció a principios de abril y cuyo inicio se ha retrasado dos semanas por «problemas técnicos» comenzará previsiblemente el próximo lunes 27 de abril. Se testará a 62.000 personas en varias ocasiones (con unas semanas de diferencia). Sus resultados, previstos para unas ocho semanas después de su puesta en marcha, darán a conocer la cantidad de población española que ha superado el nuevo coronavirus y por lo tanto«podría tener» anticuerpos frente a la Covid-19.

Esta investigación con test masivos a los ciudadanos se planteó en un principio como clave para marcar las siguientes fases de lucha contra la pandemia y servirá asimismo para afrontar nuevas posibles oleadas de contagios que pongan en peligro de colapso el sistema sanitario. 

Sin embargo, los expertos no auguran un gran porcentaje de población inmune a la Covid-19. Diversos estudios con modelos matemáticos ya han señalado que podría ser como mucho de entre el 10 y el 15 por ciento de la población, lo que queda muy lejos de lo que se conoce como inmunidad de grupo (aceptada entre el 50 y el 60%), por lo que no podría marcar en exclusiva la pauta para programar el desconfinamiento.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, señaló este martes que la macroencuesta no va a ser «el valor único» para el tránsito a la siguiente fase, aunque permitirá orientar y modular algunas medidas, incluso sin esperar a su finalización. 

«Para garantizar que la inmunidad (de grupo) es un aspecto suficiente sobre el que basar las medidas de desescalado, tendríamos que tener niveles de inmunidad muy altos. El estudio nos dará valores reales de las personas que han superado la enfermedad y por lo tanto que pueden o podrían estar inmunes pero lo cierto es que el porcentaje que esperamos no es tan alto como para ser un valor único«, explicó Simón. 

30.000 familias

El «ambicioso» estudio, en palabras del ministro de Sanidad, Salvador Illa, lo está preparando Sanidad junto al Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha seleccionado las personas que conformarán la muestra inicial de 62.400 personas (30.000 familias). Va a estar liderado por la directora del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), Raquel Yotti, y se espera obtener sus resultados dentro de al menos dos meses. 

Muestras de sangre para detectar el coronavirus.

Las pruebas serológicas (los ‘test rápidos’) se van a realizar en coordinación con las comunidades autónomas, en los servicios de Atención Primaria, porque deben complementarse con otras pruebas que requieren el trabajo de profesionales sanitarios, según ha explicado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, para confirmar los datos y saber «exactamente» en qué momento se encuentran los anticuerpos generados.

Test defectuosos

Este martes el Gobierno dio a conocer que el contrato para adquirir los 659.000 test defectuosos por 17,1 millones de euros de la compañía china Shenzhen Bioeasy Biotechnology -que no se encuentra en la lista de proveedores recomendados por el Gobierno chino- se realizó con la empresa española Interpharma.

Según Sanidad, el fiasco solo afectó a la primera partida de 58.000 test rápidos enviados (por unos 6.988.035 euros) y cuya sensibilidad ante el virus resultó ser del 30%.

Según explica Interpharma en un comunicado, «la empresa a través de la cual se adquirieron estos test, Shenzhen Bioeasy Biotechnology, disponía en el momento del acuerdo de licencia para exportar sus productos y los test cuentan con el Marcado CE y el certificado TÜV que permiten su comercialización y venta

en la Unión Europea». Además, defiende que «el fabricante aportó la documentación requerida, que fue trasladada a las autoridades españolas, que la analizaron y validaron».

Asimismo, este laboratorio farmacéutico español fundado en 1972 con fábrica en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) asegura que una vez conocido que los test no cumplían con las especificaciones indicadas, «se procedió al abono íntegro del importe satisfecho en virtud del acuerdo, asumiendo esta compañía todos los costes generados por el suministro y aún antes de haber recibido los

lotes de test suministrados», añaden en un comunicado.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook