La Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong amenaza el futuro de Telegram, Facebook, Google o Twitter


El pasado 30 de junio se aprobó la Ley de Seguridad Nacional que China ha impuesto en Hong Kong. Un texto rodeado de un espeso halo de polémica, ya que, para muchos, supone un ataque frontal a la libertad de expresión. Incluso la ONG Amnistía Internacionalapuntó que esta normativa es “una gran amenaza para los derechos humanos en Hong Kong”.

Un manifestante lanza piedras durante las protestas en Hong Kong.

La restrictiva legislación afectará directamente a algunos de los gigantes tecnológicos como Telegram, Facebook, Google o Twitter. Según publica Hong Kong Free Press (HKFP), en la ley se establece que las aplicaciones de mensajería colaborarán con las autoridades en asuntos relacionados con el terrorismo. Tal y como explicó Mike Ravdonikas, de Telegram, a HKFP, si reciben “una orden judicial que confirma que uno de sus usuarios es sospechoso de terrorismo, pueden revelar su dirección IP y su número de teléfono”.

El terrorismo se define en la ley como «planificar, implementar o participar en actos que causen o tengan la intención de causar un daño social grave, con el objetivo de amenazar a los gobiernos de China o Hong Kong, una organización internacional o el público». No obstante, han sido varias las ONG que han alertado de la amplitud del concepto, que podría llegar a considerar terrorismo actos de vandalismo contra la propiedad pública.

De momento, Telegram se muestra firme y Ravdonikas ha asegurado que rechazarán las solicitudes de datos de las autoridades hongkonesas: “Entendemos la importancia de proteger el derecho a la privacidad de nuestros usuarios de Hong Kong en estas circunstancias”, señaló.

Facebook, Twitter o Google se mantienen a la espera

La jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, durante una rueda de prensa.

Aún no se han pronunciado otras grandes compañías como Facebook, Twitter o Google, a las que la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong también puede afectar sobremanera. Los tres actúan libremente en Hong Kong, algo que no sucede en China.

Si se negaran a cumplir las exigencias de las autoridades, apuntan en The Wall Street Journal, podrían sufrir acciones legales. Por otra parte, si eliminan cuentas de usuarios o contenido para complacer las peticiones gubernamentales, corren el riesgo evidente de perder usuarios.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook