La música urbana habla menos de sexo y más de amor y empoderamiento femenino


Canciones como Linda de Dalex, Relación de Sech y A dónde van de Sebastián Yatra y Álvaro Díaz son los más recientes ejemplos de que la música urbana está cambiando las letras sexualmente explícitas por palabras de amor e historias de empoderamiento femenino.

Es una tendencia que venía avanzando desde mediados del año pasado, pero cogió velocidad durante la pandemia, reconoció a EFE el artista colombiano Llane, quien en junio estrenó una fusión de bolero y reguetón con el título de Como antes y en la que reivindica el amor romántico.

«Yo creo que todo es una cuestión de etapas personales y artísticas. Muchas veces las canciones más vulgares son como una conversación entre hombres, pero no siempre hay que hacer eso», indicó por su parte Dalex.

«Se puso más linda. Más chula, más linda. No hay ninguna como ella. Y aunque siempre ha sido bella”, dice Linda, la canción del artista puertorriqueño que se estrenará este viernes.

«Ahora todo cambió, le toca a ella. (…) Ayer la vi perreando solita. Se ve má’ bonita. Ahora que no está con ese man. Que la felicidad como ropa se la quita», canta Sech en Relación, el éxito del verano en TikTok, que la semana pasada llegó a un nuevo nivel con el remix en el que se incorporaron Rosalía, J Balvin y Farruko.

En abril, Malumase unió a esta tendencia con la versión en balada de Amor de mi vida, un tema que habla de un amor a través de las décadas, para un mes después presentarla en versión reguetón, agregándole el dembow y un rap celebrando la parte física de la relación.

“Estamos en una época en la que los artistas no tienen que limitarse a un género, sino que es posible explorar. Esto fue lo que me nació durante la pandemia y lo que me pareció que tenía más sentido sacar ahora”, dijo el artista colombiano a EFE. Su exitoso segundo tema del año, Hawáii, es, precisamente, una canción de desamor.

Para el productor Mauricio Rengifo (Despacito y Déjame robarte un beso, entre muchísimos otros) “esto es parte de la búsqueda artística del género. Hay que innovar, hay que evolucionar y el camino más claro hoy en día es hacia letras que cuenten más historias”.

No solo es amor al arte 

El cantautor venezolano Miguel Ignacio Mendoza, conocido como Nacho, defendió en una entrevista con EFE el año pasado que algunas de sus composiciones en su disco Uno fuesen más subidas de tono de lo que acostumbraba a escribir cuando estaba en el dueto Chyno y Nacho.

«Se ha criticado mucho al género urbano porque promueve la visión de la mujer como objeto sexual, pero no se ponen a pensar que las que más consumen nuestra música son las mujeres», manifestó.

Los números de la industria avalan esta afirmación. Según datos de Nielsen, las mujeres latinas escuchan música en la radio o en streaming en un promedio de 13 horas a la semana. Un 90% escucha todos los días y un 33 % se decanta principalmente por música urbana.

«Mis canciones más exitosas son las que cuentan historias que defienden a las mujeres», dijo a EFE, por su parte, el cantante Sech acerca del éxito de sus temas.

Un paso más allá lo dio Bad Bunny con su tema Yo perreo sola, en el que el artista puertorriqueño canta: «Te llama si te necesita / Pero por ahora está solita / Ella perrea sola». En el vídeo que acompañó esta canción, además, el artista aparece interpretando a una mujer transgénero.

Un paso hacia la equidad de género

Por años, el reguetón fue señalado como un género musical misógino, vulgar y eminentemente masculino. Las casas de discos y los productores musicales lucharon contra esta percepción abriendo espacios para exponentes femeninas del género, como la colombiana Karol G, la estadounidense Becky G y la dominicana Natti Natasha. Luego se sumaron las argentinas Lali Espósito y Tini. 

El reguetón se acercó más al pop y la expresión más cruda de la música urbana quedó para el trap latino, al que también se acercaron mujeres como la argentina Cazzu y la chilena Paloma Mami. 

Sin embargo, en la mayoría de los casos lo que hubo fue un intercambio de sexos. Las canciones popularizadas por estas estrellas eran de un corte parecido a las de los hombres y, en muchos casos, fueron escritas por compositores masculinos.

El movimiento actual es diferente, muchos de los nuevos temas son regaños a los hombres que han perdido a sus amores por no tratarlas bien. «El tiempo va pasando. Muchos de nosotros estamos más grandes, más maduros y hemos aprendido a tratar a las mujeres y queremos que todos lo hagan también», cerró Dalex.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook