La OMS detiene los ensayos clínicos con hidroxicloroquina en pacientes de Covid al detectar una mayor mortalidad


El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha anunciado este lunes que el organismo detendrá temporalmente los ensayos clínicos con hidroxicloroquina en pacientes de Covid-19, al haberse detectado un mayor índice de mortalidad en estos enfermos.

La decisión, una medida de cautela que podría ser revisada, se ha tomado tras la publicación el pasado viernes en la revista médica The Lancet de un estudio en el que se señalaban mayores tasas de mortalidad en pacientes en los que se habían ensayado tratamientos con hidroxicloroquina, usada habitualmente contra la malaria.

La medida cautelar, que podría afectar a países como Brasil (quien la semana pasada había aprobado el uso generalizado de la hidroxicloroquina en pacientes de Covid-19) en principio no se aplica a la cloroquina, de la que la anterior es un derivado y que también está incluida en los ensayos clínicos de la OMS. 

Hace unos días, el presidente Trump anunció que llevaba más de una semana tomando este medicamento, aunque no tenía síntoma, porque había oído «muchas cosas buenas» sobre su efecto.

Un gran estudio de observación publicado por The Lancetmostró que el tratamiento con el fármaco antipalúdico cloroquina o su análogo, la hidroxicloroquina (tomado con o sin los antibióticos azitromicina o claritromicina), no ofrece ningún beneficio a los pacientes con Covid-19. La cloroquina es un fármaco antipalúdico y su análogo, la hidroxicloroquina, se utiliza para tratar enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis.

En el estudio se analizaron los datos de casi 15.000 pacientes con Covid-19 que recibieron una combinación de cualquiera de los cuatro regímenes de medicamentos y 81.000 controles. La investigación destaca que el tratamiento con estos medicamentos entre los pacientes con Covid-19, ya sea solo o en combinación con antibióticos macrólidos, está relacionado con un mayor riesgo de complicaciones graves del ritmo cardíaco en estos pacientes.

Ambos medicamentos tienen un buen perfil de seguridad como tratamientos para enfermedades como el lupus o la artritis, y los resultados no implican que los pacientes deban dejar de tomar estos medicamentos si se recetan para enfermedades aprobadas.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook