La UE acusa al Reino Unido de frenar la negociación del ‘brexit’ a pesar de que Johnson no quiere retrasar la ruptura


«Reino Unido no puede rechazar ampliar la transición y, al mismo tiempo, ralentizar los avances en áreas importantes». Son palabras del negociador de la UE para el brexit, Michel Barnier, que ha acusado este jueves al Gobierno británico de intentar «ralentizar» las negoaciaciones del acuerdo para la relación futura entre Bruselas y Londres. Todo ello a pesar de que el primer ministro, Boris Johnson, no está por la labor de retrasar la ruptura total.

Son efectos políticos de la crisis del coronavirus. Los Estados están pendientes de abordar la pandemia, pero la Unión considera que las conversaciones tienen que seguir adelante, sobre todo para no generar más incertidumbre. El plazo está abierto hasta diciembre pero la salida definitiva podría aplazarse uno o dos años si las partes así lo acuerdan antes de julio. Johnson no quiere. En cambio, las fuentes consultadas por 20minutos aseguran que «habrá que revisar los plazos» porque la situación «ha cambiado» con la Covid-19. «Para final de año no va a dar tiempo», sentencian.

«No podemos aceptar que haya avances selectivos y solo en un número limitado de asuntos», sostuvo Barnier para analizar la vuelta a la mesa. Las partes habían hecho una pausa por la crisis del coronavirus, pero se han puesto en marcha de nuevo…con malos resultados. Barnier insistió asimismo en que son necesarios avances en «todos los asuntos en paralelo» y hallar soluciones para las cuestiones más espinosas a tiempo para que el paso a la siguiente fase no sea traumático.

El negociador, además, defiende fervientemente la propuesta de la UE. Para la Unión una de las líneas rojas es cerrar un acuerdo pesquero a más tardar en junio, que aclare el acceso a las aguas británicas de la flota europea, y la otra son las garantías de competencia leal en la relación futura. «La UE no dará su acuerdo sobre una futura relación económica que no incluya una solución equilibrada, duradera y a largo plazo para la pesca», zanjó.

«El tiempo se agota»

El documento cuenta con unas 350 páginas y fue presentado hace más de un mes. «Es concreto», no como las «propuestas que ha realizado el Reino Unido» en todo este tiempo, expresó Barnier. «Es la base de la negociación, no algo que haya que aceptar o no», aclaró.

«El tiempo se agota», advirtió un Michel Barnier que recordó que Boris Johnson se ha negado a ampliar el margen para la salida definitiva. Las reglas de la separación prevén la posibilidad de retrasar la ruptura definitiva -manteniendo uno o dos años la situación actual en la que Reino Unido tiene acceso al mercado interior y hay libre circulación, pero ha perdido voz y voto en las decisiones de la UE-, pero la decisión de tal prórroga tendría que llegar de mutuo acuerdo en junio a más tardar.

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, en rueda de prensa telemática en el Palacio de la Moncloa

«Si no hay acuerdo sobre la pesca no habrá acuerdo comercial, tan simple como eso», ha avisado Barnier, frustrado por la falta de avances a pesar de que la Bruselas y Londres fijaron en la declaración política el objetivo de lograr un acuerdo para este sector a más tardar a finales de junio.

En opinión del francés, las partes están aún «lejos» de lograr un acuerdo pero ha confiado en que las dos próximas rondas previstas de aquí a junio permitan dar pasos sustanciales. Entonces será momento de «hacer balance», concluyó, para después advertir de que hay una gran voluntad de acuerdo pero «nunca en detrimento» del mercado interior.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook