Aunque la mayoría de las condiciones de contratación van a depender de lo que ofrezca la entidad bancaria y, cada una de ellas, establecerá una serie de requerimientos en los que fijarse para conceder o no el crédito, hay una serie de requisitos que han de cumplirse siempre. 

Requisitos para acceder a un préstamo 

Los primeros requisitos son ser mayor de edad, tener documento de identidad en vigor y establecer la cantidad requerida para el préstamo, así como dar un motivo para el que se necesita el dinero, es decir, explicar el fin en el que se va a invertir. 

Otra de los requisitos será el de mostrar solvencia y no superar la capacidad máxima de endeudamiento, según el comparador web de Rastreator. Así, será necesario en la mayoría de los casos dar garantía de que esa deuda se va a devolver. 

Para ello, en caso de los préstamos personales, la entidad bancaria podrá pedir el aval de otra persona para que, en caso de que el cliente no pueda devolver el dinero, la responsabilidad pase a esa otra persona. 

Además, será fundamental tener un buen historial financiero, es decir, en caso de que el cliente haya pedido créditos o préstamos en otras ocasiones, figurará si cumplió con las normas del contrato o, por el contrario, no se cumplieron los plazos o hubo algún problema a la hora de devolver el dinero. 

Otro requisito que suelen pedir las entidades antes de conceder el préstamos es el de presentar el justificante de ingresos. Para ello, los autónomos deberán aportar la cuota a la Seguridad Social, el certificado de autónomo y la última declaración del IVA. En caso de los trabajadores por cuenta ajena suele bastar con presentar las últimas nóminas. 

Entre otras normas están la de no figurar en listas de morosos y no tener deudas por impago en el momento de pedir el préstamo.

También algunos bancos piden como requisito el hecho de tener una antigüedad o vinculación con la entidad, es decir, que no sea un nuevo cliente. Esto está relacionado con el hecho de que el banco pida o aconseje a la hora de conceder un préstamo que se lleven a cabo condiciones como, por ejemplo, la domiciliación de la nómina o recibos, el seguro del hogar y el coche o el plan de pensiones.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook