Los viajeros tendrán que cambiar sus mascarillas cada cuatro horas en los vuelos de larga duraciónLos pasajeros deberán cambiar las mascarillas cada cuatro horas en los vuelos de larga duración


El coronavirus ha cambiado radicalmente las costumbres de buena parte de la población mundial y ha traído consigo hábitos antes impensables, que serán, al menos en un futuro próximo, de obligado cumplimiento. Es difícil predecir cuáles de estas prácticas han llegado para quedarse y cuáles desaparecerán dentro de un tiempo, pero entre estas nuevas necesidades actuales, aparece la exigencia de utilizar mascarilla en espacios públicos, como los medios de transporte. En el caso de los aviones, donde los trayectos pueden ser de larga duración, será necesario cambiarla cada cuatro horas.

Se trata de una medida recogida en un documento elaborado por la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA, por sus siglas en inglés) y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), los dos organismos que velan por la máxima seguridad aérea en la UE. 

Este protocolo establece que los pasajeros no solo deberán llevar la mascarilla desde que entran en el aeropuerto, durante todo el vuelo y hasta que sale del aeródromo de destino, sino que tendrán que cambiarla cada cuatro horas, en el caso de trayectos de larga duración. De hecho, el documento recalca que la tripulación habrá de asegurarse de que los viajeros cumplen estas directrices.

Asimismo, el texto recalca que el usuario deberá llevar consigo el número suficiente de mascarillas para obedecer estas disposiciones. No obstante, los aeropuertos tendrán que garantizar al viajero la posibilidad de adquirir estos dispositivos en el caso de que lo necesite.

Prohibida la entrada de acompañantes

Mascarilla

En cuanto a la distancia de seguridad entre los viajeros, si bien el documento no establece la obligación de las aerolíneas de dejar asientos libres entre los pasajeros, sí aconseja que se respete «siempre que sea posible» un distanciamiento físico de, al menos, 1,5 metros.

La EASA y el ECDE también estipulan que el acceso a los aeropuertos deberá limitarse a los viajeros, los miembros de la tripulación y al personal laboral «en la medida de lo posible»: En este sentido, recalca que no está permitida la entrada de acompañantes, salvo en circunstancias especiales, como pasajeros con discapacidad, movilidad reducida o menores que se desplacen solos. 

Asimismo, estos organismos instan a las aerolíneas a no ofrecer productos esenciales o ‘duty free’ a bordo y reducir la venta de comida y bebida. En la misma línea, piden a los usuarios que limiten el uso de la ventilación individual dentro de la cabina siempre que sea posible y minimicen el uso de las instalaciones del aeropuerto.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook