«Me he ofrecido a los cines para que la gente vaya como una manera de motivar»


El actor Javier Cámara ha señalado el difícil momento que atraviesan las salas de cine en España como consecuencia de la crisis sanitaria de la Covid-19, muchas de ellas cerradas o con horarios y aforos limitados por las autoridades a lo que se une la caída del volumen de espectadores generalizada.

«Me he ofrecido a los cines para que la gente vea a los actores mientras están yendo a las salas como una manera de motivar», ha confesado el intérprete en una entrevista tras recibir el premio ‘Almería, tierra de cine’ en el marco del Festival Internacional de Cine de Almería (Fical) por su participación en Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba.

Para Cámara, es el momento de que las autoridades contribuyan a mantener las salas de cine, tal y como han solicitado en un manifiesto común varios directores españoles. «Ahora se requiere que los políticos se remanguen mucho y remen en la misma dirección para sacar a todos los sectores adelante», ha considerado el actor de la recientemente estrenada Sentimental, de Cesc Gay.

«Justo en el momento en que cerramos la promoción de Sentimental cerraron todos los cines de Cataluña, a un director catalán que hace el 50-40% de la taquilla allí», ha puesto a modo de ejemplo el intérprete, quien ha reconocido, no obstante, que la cinta «está funcionando bien» y está recibiendo «muy buenas críticas».

Aún así, ha incidido en que las medidas anti-covid están dificultando la labor de los cines, por lo que teme que muchos de ellos no se puedan reponer a las circunstancias. «Hay edificios fantásticos que se mantienen como salas de cine que rápidamente te las convierten en supermercados. Ese es el peligro«, ha advertido tras recordar que «detrás de cada cine, de cada bar, de cada restaurante o pared hay una familia y gente que ha estado dejándose el alma».

Así, y pese a los grandes esfuerzos de los «cines familiares», cree indispensable que los espectadores sigan apoyando a las salas para lograr que se mantengan a flote. «Yo valoro a la gente que se compra una entrada y se va al cine en estos momentos. Es un precio que no podemos pagar, es impagable», ha apuntado.

«Somos un sector que se reinventa muchísimo, es decir, siempre hay mucha imaginación. Lo que pasa es que es cierto que tiene que haber un andamiaje que sostenga todo eso y ahora mismo se ha derrumbado», ha añadido el protagonista de El olvido que seremos, de Fernando Trueba, recientemente seleccionada para representar a Colombia en los Premios Óscar.

En esta línea, y a pesar de admitir que existe un «paro altísimo» entre los actores, que están «dejando sus pisos» y «volviendo a sus pueblos» para «buscarse la vida», ha aludido al tirón de las plataformas como generadoras de empleo a través de las series mientras que, en otros ámbitos como el teatro «está siendo mucho más complejo». «Va a haber muchos damnificados en nuestro sector, pero igual que en otros», ha matizado.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook