«Nena, ellos encontraron las partes»: esto fue lo que un soldado y su novia le hicieron a Vanessa Guillén | Univision 45 Houston KXLN


HOUSTON, Texas. – Uno de los últimos mensajes de texto que Vanessa Guillén envió desde su teléfono la noche del 22 de abril fue a Aaron Robinson, un soldado con el que trabaja en la base militar de Fort Hood. Desde ese día no se supo más de ella, pero ese texto fue la punta del hilo que condujo a investigadores a desenmarañar lo que le pasó a la joven.

La acusación fue presentada ante la Oficina del Fiscal Federal del Distrito Oeste de Texas por parte de investigadores del FBI.

El siguiente relato contiene detalles que pueden resultar perturbadores y pueden herir sensibilidades para algunas personas. Se recomienda discreción.

El 23 de abril de 2020, el Comando de la División de Investigación Criminal del Ejército de Estados Unidos (USACID) fue notificado por un Capitán de la desaparición de la soldado Vanessa Guillén.

Un testigo le contó a los investigadores del caso que Vanessa había dejado el cuarto de armas para ir a otra sala de armas dentro de la base Fort Hood, para confirmar con Aaron Robinson sobre números de series de algunas armas y equipos.

El testigo afirmó que cuando la soldado se fue de ese cuarto de armas, lo hizo sin su tarjeta de identificación, tarjeta bancaria y llaves de su vehículo.

Una investigación en el registro del celular de Vanessa reveló que los últimos mensajes que envió la soldado fue al teléfono de Robinson, quien sería una de las últimas personas en ver con vida a la joven hispana, de 20 años.

Ante este hallazgo, Robinson declaró a las autoridades el 22 de abril que le había escrito a Vanessa estar en el cuarto de armas. El soldado dijo que ella verificó los números de series de un arma calibre .50 que necesitaba hacerle servicio. Él creyó que ella fue a otra sala de la base con los documentos entregados, sin embargo, testigos aseguraron que Vanessa nunca llegó con dichos documentos.

USACID entrevistó a Robinson el 28 de abril. El soldado indicó que el 22 de abril tras terminar su trabajo, se fue a su residencia donde estuvo toda la noche con su pareja, Cecily Aguilar. Sin embargo, dos testigos le aseguraron a los investigadores que vieron ese día a Robinson empujar una caja con ruedas que se apreciaba estaba pesada, sacándola del cuarto de armas hasta su vehículo.

El 19 de mayo se le hace un registro al teléfono de Robinson, descubriéndose que habían varias llamadas a su novia la noche del 22 de abril. La última se hizo a las 3:30 a.m. del 23 de abril.

Debido a esto, las autoridades pasaron a entrevistar a Cecily Aguilar, de 22 años. Ella declaró haber pasado toda la noche del 22 de abril con Robinson en su residencia. Al ser cuestionada sobre las múltiples llamadas que recibió por parte de Robinson, Aguilar aseguró que se debía a que no encontraba su teléfono. Los investigadores consideraron esta declaración «inconsistente» debido a que las llamadas llegaron a durar más de un minuto.

Aguilar admite haber mentido

Aguilar fue entrevistada nuevamente y esta vez, llegó a confesar que había mentido en su antigua declaración. La razón fue que había salido con su novio, Robinson, a dar un paseo y mirar las estrellas en un parque de Belton, Texas. Luego de la salida, ambos regresaron a su casa.

Los análisis al teléfono de Robinson revelaron que estuvo el 23 de abril a las 1:59 a.m. entre la FM 436 y la calle West Main en Belton. Se pudo verificar que el celular del soldado estuvo cerca del río León y permaneció en el área por unas dos horas.

Autoridades de Texas fueron hasta el lugar el 21 de junio, donde había estado localizado el teléfono de Robinson y hallaron restos de bolsas plásticas y había un olor a descomposición pero no habían indicios humanos.

Ese mismo día pero a las 8:30 p.m. Aguilar fue entrevistada y confirmó que Robinson le había contado el 22 de abril, haber golpeado varias veces con un martillo en la cabeza a una soldado en el cuarto de armas de la base militar. El hombre metió el cuerpo de Vanessa en la caja y se marchó.

Entierran los restos humanos

La noche del 22 de abril, Robinson buscó a Aguilar en una estación de gasolina donde ella trabaja. Fueron hasta un área próxima al río León, donde ya estaba la caja con el cuerpo de Vanessa adentro, según confesó Aguilar.

Ambos desmembraron el cuerpo de Vanessa Guillén con un hacha y un cuchillo. Le quitaron las extremidades y la cabeza. Intentaron quemarlo pero no se pudo por lo que cavaron tres hoyos y enterraron los restos.

Se cree por el registro telefónico que regresaron el 26 de abril con guantes y una bolsa de concreto. Ese día rompieron los restos de Vanessa que quedaban para ser quemados y enterrarlos en los hoyos que habían cavado días atrás. Esa noche al regresar a su casa, quemaron la ropa que llevaban puesta.

Robinson tenía prohibido salir de la base militar pero se escapó. El 30 de junio, Aguilar estando bajo custodia policial llamó a Robinson quien le dijo «nena, ellos encontraron las partes» refiriéndose a los restos humanos hallados por las autoridades.

Con la ayuda de Aguilar, las autoridades localizaron a Robinson este miércoles 1 de Julio. Este sacó un arma y se disparó. Fue declarado muerto en la escena. Mientras tanto, Aguilar enfrenta el cargo de conspiración por manipulación de pruebas. Podría enfrentar 20 años de cárcel.

Notas relacionadas al caso de Vanessa Guillén:

También te puede interesar:

Con arte y creatividad se solidarizan en redes con la familia de la soldado Vanessa Guillén

Loading



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook