Parque de Palmares fue declarado Patrimonio Histórico Arquitectónico


San José, 26 oct (elmundo.cr) – El Parque de Palmares data de 1920, así como el quiosco que allí se ubica, construido en 1935, recibieron el reconocimiento como Patrimonio Histórico-Arquitectónico del país, según el decreto N.º 42494-C. Al quedar amparado por esta ley, los palmareños tienen garantizado la conservación de las características que le valieron la declaratoria.

Diego Meléndez, director del Centro de Patrimonio Cultural, programa del Ministerio de Cultura y Juventud, señalo que «los palmareños podrán continuar disfrutando de ambas estructuras, sencillamente quedan protegidas para que en el futuro no puedan ser demolidas o alteradas abruptamente».

Además, indicó que la Municipalidad de Palmares sigue dando el mantenimiento, tal y como lo han venido haciendo. No tienen que pedir permiso para su uso, pues siguen siendo sus propietarios, únicamente si quisieran construir estructuras nuevas, deben solicitar autorización al Centro de Patrimonio Cultural, y nuestros técnicos asesorarán.

Como elemento de diseño de relevancia el parque tiene una vegetación abundante que lo caracteriza, la cual favorece notablemente al confort térmico de sus usuarios. Por: Arq. Verónica Solórzano, CICPC.

El historiador y la arquitecta del Centro de Patrimonio Cultural involucrados en el estudio, determinaron que el sitio reúne los valores arquitectónico, contextual, urbanístico, histórico, simbólico y cultural que justifican su declaratoria, de modo que de ahora quedó protegido por la Ley 7555 Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica y su reglamento.

“El parque posee valor cultural no solamente por su antigüedad, sino también por constituirse en un espacio imprescindible para la comunidad de Palmares. Punto focal de la trama urbana y elemento insustituible del entorno de la iglesia parroquial. El parque ha sido testigo del desarrollo urbano de la ciudad y parte esencial en la conformación de la identidad cultural del palmareño. No debemos olvidar que el sitio, además de servir para el esparcimiento de la población, también ha sido esencial para la celebración de importantes efemérides en la comunidad”, indica el texto de declaratoria.

Según estos profesionales, el Parque Simón Ruiz Elizondo (1924) y su quiosco (1935), conforman un inmueble que se ha mantenido auténtico desde su concepción, respetando sus rasgos formales y muy importante para el parque; su vegetación.

Una placa indica que el quiosco fue construido por los Talleres de Obras Públicas durante la administración de Ricardo Jiménez (1932-1936). Data del año 1935 y es diseño del Arq. José María Barrantes Monge, quien fue encargado de ese departamento gubernamental. “Es una obra que retoma elementos del estilo Neoclásico que, si bien es cierto constituyen una interpretación de dicho estilo, refleja influencias y tendencias arquitectónicas implementadas en su época de construcción”, anotó Verónica Solórzano, arquitecta del Centro de Patrimonio Cultural.

Considerado un hito referencial de la ciudad, el Parque Simón Ruiz se encuentra inmerso en un sector del cantón cuyo desarrollo urbano se generó en sus alrededores, consolidándose como el centro de interacción social más importante, por esta razón es que fue declarado patrimonio bajo la categoría de monumento.

“Se recomienda continuar brindándole al parque y al quiosco el mantenimiento preventivo que favorezca su conservación, además de buscar su articulación con los eventos culturales, como parte de la creación de un nuevo concepto para el cantón en donde las personas se apropien de la ciudad y sus espacios de recreación”, finalizaron los técnicos del Centro de Patrimonio Cultural.

Comentarios

comentarios

Artículos de interés



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook