Pasatiempos actualizados para entretenerse este verano


Hoy en día se pueden resolver pasatiempos de esos que no envejecen, sopas de letras, crucigramas y acertijos; pero también es posible llegar a versiones actualizadas que reparten guiños a temas como el aislamiento, Cristiano Ronaldo, Juego de Tronos o Donald Trump.

Los cuadernos de vacaciones y pasatiempos para adultos son una propuesta cada vez más presente en el catálogo de distintas editoriales. Desarrollar la cultura, la vena artística o simplemente pasar el rato sin mirar la pantalla del teléfono es posible y cada vez más divertido. Bien lo sabe Daniel López Valle, campeón de Saber y Ganar y responsable, junto al ilustrador Cristóbal Fortúnez, del conocido Cuaderno de Actividades de la editorial Blackie Books, que ha publicado este verano su novena edición.

“En general, en este tiempo nuestro lo que buscamos es desconectar el cerebro en cuanto tenemos la oportunidad”, explica López Valle. “Un pasatiempo es una distracción, pero supone un esfuerzo mental, está orientada a la resolución de un problema, y por eso es una distracción más lenta y significativa que las que estamos acostumbrados a consumir”, argumenta. En definitiva, “No te deja esa sensación tan horrible de haber dejado que se te escapen dos horas de tu vida pasando el dedo por una pantalla”.

Ese esfuerzo mental que describe el autor es, además de satisfactorio, muy beneficioso para nuestro cerebro. Neurológicamente, la actividad cerebral que aportan los pasatiempos se traduce en una mayor producción de mielina, la sustancia que protege nuestro sistema nervioso y favorece la transmisión eficiente de impulsos eléctricos entre neuronas. Hace, por tanto, que nuestra mente se mantenga activa y joven durante más tiempo. 

Creatividad y diversión

Por supuesto, este entrenamiento cerebral no está reñido con divertirse: es difícil repasar el cuaderno sin soltar alguna que otra carcajada: “Aunque fuera como antidepresivo, yo lo recomendaría”, bromea Daniel, que resalta lo importante que es el sentido del humor. “Cristóbal -ilustrador del tomo- y yo nos reímos mucho haciéndolo”, explica. “Nos gusta mezclar lo petardo y lo sublime”.

Y es que está bien, según él mismo señala, tener opciones para desconectar y pasar el rato sin objetivos concretos: “La vida de un adulto se caracteriza por estar dominada por las responsabilidades. Es decir, que rara vez hacemos que no tenga una finalidad útil o práctica”, apunta. “Sin embargo, las actividades más felices suelen ser las más inútiles y las menos prácticas. Como jugar, por ejemplo. Y no está bien, casi diría que es criminal, dejar de lado el jugar por jugar. Si pierdes la capacidad de disfrutar de eso, has perdido media vida”, sentencia.

En los últimos meses, muchas personas han descubierto, con el confinamiento como responsable, que aburrirse no es malo y que, en ocasiones, lo que considerábamos una pérdida de tiempo puede ser mentalmente beneficioso. “Espero que esa situación haya servido para apreciar todo lo que dábamos por supuesto y para llenar nuestro tiempo sin impaciencia y con algo más que lo inmediato”, apunta Daniel.

Ahora que podemos volver a los parques, a las calles y a las playas, no está de más llevarse algún entretenimiento que nos haga desconectar, de vez en cuando, de las pantallas. 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook