¿Por qué no deberías usar la misma bayeta para dos cosas?


Qué productos de limpieza son los más adecuados para cada superficie, con qué frecuencia hay que limpiar cada zona, qué productos caseros se pueden emplear o qué trucos se pueden seguir para que la casa dure más tiempo limpia son algunas de las preguntas que pueden surgir en cuento a la limpieza del hogar. 

Limpiar la casa constituye una tarea importante que, aunque parezca básica y sencilla, en muchas ocasiones lleva a cometer errores que pueden afectar a la eficacia del resultado final. Por eso, no viene mal recordar algunos consejos para que la limpieza resulte efectiva.

¿Por qué no usar la misma bayeta para dos cosas? 

En muchas ocasiones, por falta de prisa o cuidado a la hora de limpiar, se da el caso de que una misma bayeta que se ha empleado para limpiar la encimera de la cocina, se usa después para limpiar los restos tras comer en la mesa del salón. Otro ejemplo se puede dar cuando se limpia el lavabo del baño y, acto seguido, se pasa la misma bayeta por los muebles de la cocina. 

Aunque pueda parecer que este acto es inofensivo, la realidad es que no es recomendable hacerlo, ya que si lo que se quiere es limpiar una superficie, parece lógico que el instrumento que se utilice para ello esté en óptimas condiciones. 

Si se emplea una bayeta o paño para limpiar una superficie de cualquier estancia de la casa y después se usa el mismo para limpiar otra, lo único que se consigue es repartir la suciedad de una superficie a otra, ayudando a la proliferación de bacterias y gérmenes. 

De este modo, lo más recomendables es que la bayeta de la cocina solo se utilice en esa estancia, utilizando otra diferente para limpiar el polvo, para lo que son recomendables las bayetas de microfibra, y empleando otra diferente para el baño, que es otro de los lugares de la casa que requieren una limpieza más a fondo y eficaz. 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook