prevé un desplome en la economía española de un un 10,9% por la pandemia


La Comisión Europea (CE) prevé que la economía española caiga un 10,9 % en 2020, un punto y medio más de lo que proyectó en mayo pasado, por la contracción «sin precedentes» de la actividad en la primera mitad del año debido a las restricciones para frenar la pandemia, sobre todo en el sector servicios.

España será el segundo país de la Unión Europea (UE) más golpeado por la crisis este año, solo superado por Italia, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) se reducirá en un 11,2 %, y en línea con la caída del 10,6 % que registrará Francia, según las previsiones macroeconómicas de verano publicadas este martes por el Ejecutivo comunitario.

Bruselas espera que la economía española empiece a repuntar en el segundo semestre conforme se retiran la mayoría de restricciones y que la recuperación continúe en 2021, cerrando el año con un crecimiento del 7,1 %, una décima superior al previsto por la Comisión en mayo. Aun así, el PIB al finalizar 2021 será todavía cuatro puntos inferior al de 2019.

Las consecuencias de la «nueva normalidad»

Una vez superada la fase más exigente del confinamiento, los servicios económicos de la Comisión han señalado que la distancia social de la «nueva normalidad» y los cambios en el comportamiento de los consumidores tendrán un «impacto duradero» en aquellas actividades que requieren de «interacción personal», como la hostelería, los servicios personales o el entretenimiento.

La ministra de Trabajo y Economía Laboral, Yolanda Díaz

En el sector del turismo internacional, el impacto será más fravé por la conectividad aérea «reducida» a pesar de la apertura progresiva de las fronteras. En cambio, Bruselas espera un resurgimiento más rápido del sector industrial frente al sector servicios, aunque los cortes en las cadenas globales de suministro y la debilidad de la demanda impedirán que las manufacturas se normalicen antes de que acabe el año.

Con respecto al desempleo, el breve informe del Ejecutivo comunitario sobre España destaca que los ERTE «han ayudado a limitar las pérdidas de empleo a gran escala por ahora». Sin embargo, el texto añade que el «impacto desproporcionado» de la crisis sobre los sectores intensivos en mano de obra «provocará un aumento significativo de la tasa de desempleo». «Son probables mayores incrementos una vez que los ERTE sean retirados», avisa el documento.

Desplome también en la eurozona

La previsión de crecimiento económico en la eurozona también empeora, según la estimación de la CE que prevé que el producto interior bruto caerá un 8,7 % durante 2020, mientras que para la Unión Europea (UE) también anticipó una mayor bajada del PIB, del 8,3 % este año.

En sus anteriores previsiones, publicadas en mayo, Bruselas esperaba que la pandemia de coronavirus provocara un descenso del PIB del 7,7 % en los diecinueve países del euro y del 7,4 % en los Veintisiete.

Para 2021, el Ejecutivo comunitario sigue confiando en una recuperación de la economía y estimó que el producto interior bruto aumentará un 6,1 % en el área de la moneda compartida y un 5,8 % en toda la UE.

En cualquier caso, la Comisión reconoció en un comunicado que el crecimiento el año próximo será «ligeramente menos fuerte» de lo previsto en mayo, cuando se anunció un incremento del PIB del 6,3 % en la eurozona y del 6,1 % en el conjunto del club comunitario.

El impacto económico del confinamiento

Bruselas destacó que el levantamiento de las medidas de confinamiento se está produciendo «a un ritmo más gradual» de lo asumido en sus previsiones de primavera, por lo que el impacto en la actividad económica durante 2020 «será más significativo de lo anticipado». «El impacto económico del confinamiento es más grave de lo que esperamos inicialmente. Seguimos navegando por aguas turbulentas y afrontamos muchos riesgos, incluida otra gran ola de contagios», declaró el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis.

El político letón añadió que las estimaciones de Bruselas son «una poderosa ilustración» de los motivos por los cuales se necesita un acuerdo sobre el plan de recuperación tras la pandemia, que en la actualidad negocian los Estados miembros.

Una recuperación «desigual» entre los Estados miembros

Pese al hundimiento económico, la Comisión espera que la recuperación gane tracción durante la segunda mitad de 2020, si bien admitió que será «incompleta y desigual entre los Estados miembros». De hecho, el Ejecutivo comunitario subrayó que las diferencias en el impacto de la pandemia y en la «fortaleza de la recuperación» por países serán «todavía más pronunciadas» de lo adelantado en mayo.

Entre las grandes economías de la eurozona,Italia sufrirá la mayor caída del PIB este año (un 11,2 % menos), seguida de España (10,9 %),Francia (10,6 %), Holanda (6,8 %) y Alemania (6,3 %).

Durante 2021, el mayor crecimiento del producto interior bruto entre esos países tendrá lugar en Francia (un 7,6 % más), seguida de España (7,1 %), Italia (6,1 %), Alemania (5,3 %) y Holanda (4,6 %).

En cuanto a la inflación, la Comisión espera que sea del 0,3 % este año y del 1,1 % en 2021 en la eurozona, en tanto que en los Veintisiete se situará en el 0,6 % en 2020 y en el 1,3 % el ejercicio siguiente. De todas formas, la CE recalcó que los riesgos para sus previsiones son «excepcionalmente altos y principalmente a la baja».

En ese sentido, mencionó que se sigue desconociendo la escala y duración de la pandemia, así como la necesidad de aplicar nuevos confinamientos en el futuro. Las estimaciones de Bruselas asumen que las medidas de confinamiento seguirán relajándose y que no habrá una segunda ola de contagios



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook