Qué es el oxígeno de alto flujo, el método para evitar la intubación en los enfermos de Covid-19


Aunque cerca del 80% de personas con coronavirus se recupera sin que se requiera el tratamiento hospitalario, alrededor de uno de cada cinco pacientes que contraen la enfermedad presenta un cuadro clínico grave que, en ocasiones, se manifiesta con una insuficiencia respiratoria que requiere de ventilación mecánica.

Una radiografía revela el mal en los pulmones.

Desde que comenzó la emergencia sanitaria en marzo hasta ahora, se conocen cada vez más detalles sobre cómo actúa la Covid-19 en los pacientes con más riesgo y se han ido incorporando nuevos tratamientos y técnicas para combatirla. 

En este sentido, la oxigenoterapia de alto flujo se ha convertido en una alternativa para tratar los problemas respiratorios agudos en pacientes con coronavirus en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, según informan en El Heraldo de Aragón. Esta técnica se ha administrado a 89 pacientes y ha evitado un total de 38 intubaciones pero, ¿en qué consiste?

¿Cuáles son las características de esta técnica? ¿Por qué se utiliza?

Este método «permite proporcionar oxígeno a elevadas concentraciones aplicando alto flujo y humidificación. Nosotros habitualmente respiramos oxígeno al 21% de concentración, con un grado de humedad que depende del entorno donde estemos. Con este tipo de máquina aportamos un nivel de oxigenación que puede llegar hasta casi el 100% y va con algo de agua«, ha explicado el jefe servicio de Medicina Intensiva del Miguel Servet, Andrés Carrillo, en declaraciones recogidas por El Heraldo.

El estrés ocular provoca cansancio de ojos, picor, sequedad o dolor de cabeza, entre otras molestias.

De esta manera, el paciente adquiere una mayor tolerancia que sirve para «evitar ingresos en intensivos e intubaciones». Sin embargo, esta técnica se aplica únicamente a pacientes que «tienen un nivel de insuficiencia respiratoria tal que las medidas habituales ya no les proporcionan la cantidad de óxigeno que necesita», añade el doctor.

Esta alternativa permite administrar «un flujo de gas totalmente acondicionado hasta a 60L/min mediante cánulas nasales» obteniendo como resultado una mejora de los síntomas debido a mecanismos como «una reducción de la resistencia de la vía aérea superior, cambios en el volumen circulante y la generación de cierto grado de presión positiva», destaca una revisión sobre el Papel de la oxigenoterapia de alto flujo en la insuficiencia respiratoria aguda publicada en el año 2015 en la revista de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias.

Una de las principales conclusiones de esta revisión revela que esta opción de oxigenoterapia mejora «la oxigenación y el bienestar de los pacientes» y minimiza «los efectos adversos sobre las estructuras nasofaríngeas«. Sin embargo, detallan los autores, «son necesarios más estudios que determinen su posible impacto en términos de morbimortalidad y coste-efectividad».



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook