qué hacer si tu hijo llora cuando lo dejas en el colegio


Una niña pequeña llora desconsolada.
Tono Belaguer / Panthermedia / GTRES

El curso escolar ha comenzado y los más pequeños están ansiosos por encontrarse de nuevo con sus amigos. Pero estas ganas no son para todos igual. Los niños que inician por primera vez el curso suelen rechazar la idea de quedarse solos en la escuela, lejos de sus padres, en un entorno diferente y completamente nuevo para ellos. Es normal que los padres primerizos no sepan qué hacer en esta situación.

Esto no es solo difícil para los más pequeños. Los padres primerizos suelen experimentar sentimientos de tristeza cuando dejan al niño llorando y llamando por ellos en la escuela. Afortunadamente, existen algunos consejos que pueden ayudar en esta circunstancia tan delicada. Para ello, la Asociación Española de Pediatría (AEPED) publicó un protocolo arrojando muchas respuestas ante esta reacción de los niños en su primer día de colegio.

El lloro de los más pequeños cuando los padres los dejan en la escuela por primera vez es conocido por los especialistas en psicología infantil como ansiedad por separación. Tal y como señala la AEPED esto es muy diferente a la fobia escolar. La ansiedad por separación puede sufrirla un niño incluso tras varios días asistiendo al colegio. Lo natural es que, pasada una semana, estos lloros desaparezcan ya que el niño se ha familiarizado con el nuevo entorno, ha conocido a compañeros de clase y la escuela ha dejado de ser un lugar que pueda considerar extraño o peligroso.

Consejos para afrontar la ansiedad por separación

Tal y como indica la AEPED en su Protocolo sobre el trastorno de ansiedad de separación en la infancia (TASI) la tristeza, el miedo y los lloros «han de durar menos de 4 semanas». Además, los padres primerizos pueden facilitar ese primer contacto del niño con el colegio si siguen los siguientes consejos:

  • Se debe «conseguir la asistencia a clase lo antes posible», tal y como señala la AEPED. Si el niño llora y manifiesta ansiedad por separación no se debe evitar su estancia en el colegio. Esto es contraproducente. Además, «una vez que la asistencia a clase se ha hecho regular, muchos síntomas de ansiedad y depresión desaparecen».
  • Es importante que los padres acompañen al niño al colegio. La AEPED señala que «cuando el niño ve que los padres están determinados a que vaya a clase deja de resistirse a ir». Además, esto hará que el niño se sienta acompañado y los padres pueden aprovechar para tranquilizarlo, animarlo hablándole de juegos o nuevos amigos que va a poder hacer.
  • Las despedidas no se deben alargar, tal y como se expone en el Manual MSD. También, como bien señala, hay que «reaccionar a las protestas con naturalidad».

Es conveniente no obsesionarse

Los padres primerizos pueden obsesionarse y sentirse mal por el hecho de dejar a su hijo llorando en la escuela. Sin embargo, es importante comprender que es una reacción natural. Algunos consejos adicionales que pueden ayudar es ir hablándole al niño, los días previos a su entrada en el colegio, un poco sobre la escuela, la posibilidad de hacer amigos o lo mucho que va a aprender.

También, es conveniente que los padres compren con él el material escolar, lo acompañen a elegir su mochila y otra serie de actividades que lo vayan acercando a ese momento. Así, le ayudarán a despertar su curiosidad y hará más llevadero el miedo e inseguridad que puede experimentar en su primer día de colegio.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook