¿Qué impuestos paga un autónomo?


Los trabajadores por cuenta propia o autónomosdeben cumplir de forma periódica, normalmente cada tres meses, con las obligaciones fiscales correspondientes. Si eres autónomo o estás pensando darte de alta es necesario que conozcas cuáles son las obligaciones que tienes con la Agencia Tributaria

La declaración anual de la renta es tanto para trabajadores por cuenta ajena como para autónomos, pero estos últimos tienen un calendario fiscal diferente, aunque es cierto que existen excepciones que quedarían fuera de pagar dichos impuestos y solo tendrían la obligación de declarar la renta.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

Este impuesto grava las rentas obtenidas por el trabajador autónomo pudiendo elegir entre el Régimen de Estimación Directa Simplificada, el Régimen de Estimación Directa Normal y el Régimen de Estimación Objetiva (Módulos), según Infoautónomos. 

El IRPF de los autónomos se paga de forma trimestral a través de una declaración donde se presentarán los ingresos y gastos que se puedan deducir. Esta declaración se presenta hasta el día 20 de los meses de abril, julio y octubre y hasta el 30 en enero.  

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Este impuesto indirecto (21%) se encarga de gravar el consumo y debemos incluirlo en las facturas que emitamos como trabajadores por cuenta propia. En este caso, el autónomo o la empresa será el intermediario entre la Agencia Tributaria y el cliente, ya que pagará a la administración la diferencia entre el IVA que hayan repercutido y cobrado a sus clientes y el que hayan soportado por sus compras. 

La declaración de este impuesto, al igual que el del IRPF, se realiza de manera trimestral en Hacienda. Los plazos para efectuar su pago son hasta el día 20 de los meses de abril, junio y octubre, y hasta el 30 en enero (mismos plazos que en la declaración del IRPF). 

Impuesto de Sociedades (IS)

Trabajador, Autónomo,

En el caso de que tu actividad económica se realice en una sociedad mercantil, tendrás que pagar el Impuesto de Sociedades en lugar del IRPF trimestral. Este impuesto directo grava la renta obtenida por parte de las sociedades y otras entidades jurídicas en el territorio español. 

No obstante, las sociedades civiles sin personalidad jurídica y aquellas que si la tengan pero no dispongan de objeto mercantil no están obligados a tributar por este impuesto. 

Para declarar este impuesto se tendrá en cuenta la declaración del pago fraccionado y la anual. Este año, el 27 de julio se termina el plazo para que las empresas presenten el modelo 200 correspondiente a la declaración anual del ejercicio de 2019 del Impuesto de Sociedades. 

Por otra parte, se debe presentar el modelo 202 y realizar los pagos fraccionados de este impuesto si se tuvo un resultado positivo en la última declaración anual (modelo 200) en los meses de abril, octubre y diciembre.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook